LA EDA ADJUDICA A INDRA EL DESARROLLO DEL LABORATORIO DESPLEGABLE DE ANÁLISIS DE ARTEFACTOS IED

La Agencia Europea de Defensa (EDA), ha confiado a Indra el diseño, desarrollo y suministro de un laboratorio desplegable para el análisis y explotación de información obtenida de los incidentes en los que intervienen artefactos explosivos improvisados (IED). El sistema se entregará este año.
La EDA ha adquirido el laboratorio CIED (Counter-Improvised Explosive Devices) completo que representará un recurso común y en consorcio para todos los Estados miembros participantes de la EDA. El laboratorio será completamente funcional y cumplirá todas las especificaciones recogidas en las prescripciones del concurso. El producto final deberá incorporar un sistema plenamente integrado para proveer esta capacidad.
Esta es la primera vez que la EDA lanza un concurso para un aprovisionamiento táctico y operacional. Además, esta capacidad a ser implementada ha sido una demanda de varios Estados miembros de la EDA de entre sus necesidades de Defensa.
Los dispositivos explosivos improvisados (IEDs) producen más bajas durante las operaciones que cualquier otra causa. Contrarrestar esta amenaza IED se ha convertido en la mayor prioridad entre los Estados miembros de la Unión Europea. Un elemento clave para contrarrestar su acción es el uso de la información recogida después de un ataque (independientemente del éxito). La explotación de datos es crítica para este proceso.
Líder en protección contra NRBQE
Indra ha logrado una sólida posición en este sector en los últimos años como líder en protección contra amenazas NRBQe en el mercado internacional. Gracias a su experiencia y referencias, la compañía fue la adjudicataria del contrato con la EDA el año pasado para la definición del futuro Sistema de Mando y Control Europeo para responder a Amenazas NRBQe (Nuclear-Radiológica, Biológica, Química y Explosivos).
Entre las referencias con que cuenta la compañía en este segmento figura el despliegue en España de la Red de Alerta Radiológica, que monitoriza de forma continua los niveles de radiación en todo el territorio nacional y la unidad móvil de análisis y descontaminación que se empleó para desmantelar los reactores de la Central Nuclear de Kozloduy (Bulgaria).