Seúl planea desplegar aviones para aumentar la vigilancia sobre el Norte

Corea del Sur planea desplegar aviones espía y de combate para aumentar la vigilancia sobre el Norte, en el marco del fracaso de las conversaciones sobre seguridad sostenidas el pasado mes de febrero para rebajar la tensión bilateral. Así lo ha revelado una fuente militar surcoreana a la agencia Yonhap.
   Este despliegue estaba previsto para el año 2015, no obstante se ha adelantado tras los ataques perpetrados por Pyongyang en el último año contra objetivos surcoreanos. En el mes de marzo lanzó un torpedo contra el buque 'Cheonan', acabando con la vida de 46 personas, y en noviembre bombardeó la isla de Yeonpyeong, matando a otras cuatro.
   Como parte de esta estrategia, Corea del Sur se interesó en junio por la compra de unos aviones RQ-4 Global Hawk, fabricados por la empresa estadounidense Northrop Grumman. "Si Estados Unidos responde favorablemente, esperamos firmar un contrato preliminar para finales de este año", dijo la fuente.
   Estos aparatos son capaces de volar a una altitud de 20 kilómetros durante unas 40 horas, lo que permitiría al Sur realizar inspecciones del territorio del Norte imposibles de desarrollar con aviones tripulados.  
   De forma paralela, Seúl pretende adquirir también unos 60 aviones de combate, aunque duda entre los F-15 de Boeing, los F-35 de Lockheed Martin y los Eurofighter Typhoon.
   Según este informante, ambas adquisiciones representan solo una parte de las reformas previstas, por virtud de las cuales el jefe del Estado Mayor pasaría a gestionar los tres Ejércitos para garantizar las coordinación de los efectivos y se crearía una división especial para la defensa de las islas en el mar Amarillo.
   Este proceso de modernización se enmarca en el calendario fijado para el traspaso absoluto de las funciones de seguridad a Corea del Sur, que actualmente ejerce de forma conjunta con Estados Unidos. La fecha establecida es 2015, pese a que estaba prevista para 2012.
 
Fuente: EUROPA PRESS