El DGAM visitó Arabia Saudí para continuar los contactos sobre el Leopardo 2E


El director general de Armamento y Material (DGAM), el teniente general José Manuel García Sieiro, viajó la semana pasada a Arabia Saudí para continuar avanzando en las negociaciones para la posible firma de un contrato de venta de carros de combate Leopardo 2E, confirmaron a Infodefensa.com fuentes oficiales.
Las fuentes no quisieron precisar el resultado de los contactos mantenidos por Sieiro con representantes del ministerio de Defensa saudí pero portavoces de la industria señalaron que fueron “prometedores”, aunque incidieron en que “todavía quedan muchas cosas por negociar” para poder asegurar que el contrato es seguro.
Fuentes de las empresas Indra y Santa Bárbara Sistemas, principales compañías que han fabricado la versión española del carro de combate Leopard de la empresa alemana KMW, declinaron hacer ningún tipo de comentario al respecto.
El DGAM viajó a Riad acompañado de una comitiva en la que se encontraban asesores de la compañía pública ISDEFE, que está llevando a cabo los contactos día a día del posible contrato, y algunos representantes de las empresas españolas que se espera jueguen un papel destacado en el proyecto.
Además del tema del carro de combate Leopardo, el DGAM también sondeó con las autoridades saudíes la posibilidad de exportar otro tipo de equipamiento militar que han desarrollado y fabrican empresas españolas. Se declinó precisar cuáles.
250 unidades por 3.000 millones
Aunque el Ministerio de Defensa declinó explicar los detalles de las entrevistas y contactos que Sieiro mantuvo en Arabia Saudí, el propio viaje podría indicar que las negociaciones avanzan hacia la posible definición del contrato que, de concluirse, sería el más importante de la industria del sector terrestre español.
Otras fuentes anónimas, citadas por el diario Cinco Días, aseguraron que el número de unidades que al parecer solicita Arabia Saudí se ha reducido ligeramente hasta las 250, por lo que el contrato rondaría los 3.000 millones de euros.
Según las fuentes consultadas por este periódico, "el tema está todavía muy en sus inicios. Aún se está definiendo el programa industrial, el proyecto que se puede presentar, el carro concreto que se va a ofertar...".
Otros competidores
Tras superar obstáculos como los conflictos en los países árabes o el interés de la industria alemana por liderar el proyecto, el Gobierno español debe hacer frente ahora a la competencia internacional, ya que desde Arabia Saudí se ha advertido que hay otros países interesados en el contrato.
De hecho, las Fuerzas Armadas saudíes cuentan en la actualidad con carros de combate M1A2 Abrams, procedentes de Estados Unidos y fabricados por General Dynamics -propietaria de Santa Bárbara Sistemas-, y AMX-30, de Francia. Este último estaría también proponiendo sustituir los AMX-30 por el último de carro de combate francés, Leclerc, que hasta ahora sólo se ha exportado a Emiratos Árabes.
En este sentido, la compañía Nexter, fabricante del vehículo, ha intensificado su actividad en Oriente Próximo con varios contratos para la venta de munición y un acuerdo para proporcionar equipamiento adicional a los Emiratos.