La OEA dona equipo de marcaje de armas a Defensa Nacional en El Salvador

El Ministerio de la Defensa Nacional en El Salvador recibió en donación un equipo de marcaje de armas de la Organización de Estados Americanos (OEA) que beneficiará en el control de armamento en el país, se informó este miércoles de forma oficial.
El donativo consiste de una máquina de marcaje de armamento, el cual facilita el rastreo de armas y evita la proliferación de contrabando, trasiego y tráfico ilícito de cualquier arma que abandone suelo salvadoreño.
El Ministerio de Defensa Nacional recibió esta máquina de tipo dot-peen (micro percusión), la cual posee una excelente capacidad de almacenamiento de datos, que funciona a partir del marcado de diferentes materiales y tamaños, así como la impresión de  logos u otras marcas.
Según el comunicado de Defensa en El Salvador, el donativo forma parte del Proyecto Promoviendo el Marcaje de Armas de Fuego en América Latina y el Caribe de la OEA, y se enmarca en la Convención Interamericana Contra la Fabricación y el Tráfico Ilícito de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y Otros Materiales Relacionados (CIFTA).
Este convenio beneficia a 30 países de la región por medio de la donación de equipos de marcaje de armas de fuego y la capacitación necesaria para su uso.
La donación fue dirigida al Ministerio de la Defensa Nacional y no a la Policía Nacional Civil (PNC), pues, según el artículo 217 de la Constitución de la República de El Salvador, esta entidad es la encargada de la fabricación, importación, exportación, comercio, tenencia y portación de armas, municiones, explosivos y artículos similares.
Además, agrega la misma Carta Magna, que todas estas etapas, solo podrán efectuarse con la autorización y bajo la fiscalización directa del Órgano Ejecutivo en el ramo de Defensa y de Seguridad Pública.
El embajador representante de la OEA en El Salvador, Ronald Ochaeta, dijo a Diario Colatino en la capital salvadoreña que el marcaje se está volviendo una herramienta importante para prevenir y combatir el tráfico ilícito de armas de fuego a escala regional.