El Ejército de Tierra cuenta con un sistema para evitar el "fuego amigo" que solo tienen tres países.


El Ejército de Tierra dispone de un sistema de identificación de amigo-enemigo (Battlefield Target Identification Device, BTID), que permite reducir el riesgo de ser víctima del fuego propio o del de los aliados y que solo tienen los ejércitos de EEUU, Francia y Gran Bretaña.
Según informa el Ejército, el primer sistema BTID, de fabricación española, ha sido probado con éxito en el campo de maniobras de la base militar de "El Goloso" (Madrid).
Un sistema de seguimiento de fuerzas propias, que permite conocer en tiempo real la situación de nuestras unidades, fue presentado a la ministra de Defensa, Carmen Chacón en enero de este año en el Cuartel General de la Fuerza Terrestre en Sevilla.

El sistema de identificación de amigo-enemigo fue contratado a Indra en mayo de 2006, por un importe de unos 12 millones de euros, para desarrollarlo bajo un estándar común ratificado por la OTAN (STANAG 4579), y que, en España, se denomina AMIGOS (Advanced Military Identification for Ground Operational System).
Con este sistema, España se coloca entre los únicos países del mundo que poseen un BTID propio, junto a Estados Unidos, y Francia y Gran Bretaña -que desarrollaron uno de forma conjunta-, aunque la idea es que todos los países de la OTAN dispongan del mismo.
Con el BTID las unidades aliadas pueden determinar, en tiempo real, el carácter de amistad de un objetivo, con una probabilidad superior al 98% y con un radio de alcance mayor a seis kilómetros en un día claro y bajo visión directa. Este sistema utiliza además técnicas de encriptación y codificación para el envío de los datos y de la información, que lo hacen especialmente fiable ante la detección, explotación o interferencia por parte del enemigo.
El funcionamiento del sistema BTID se basa en una plataforma equipada con un sistema de interrogación, que opera en banda Ka, que, ante la detección de un posible objetivo, envía hacia este una señal radioeléctrica de alta frecuencia con datos codificados y encriptados. La plataforma interrogada dispone de un sistema de respuesta que, de ser amiga, detectará la interrogación y enviará otra señal radioeléctrica con otros datos también codificados y encriptados. El interrogador recibe la respuesta, la decodifica y declara el blanco como amigo. Si la plataforma interrogada no dispone de sistema BTID o no posee los mismos códigos criptográficos, le resultará imposible detectar la interrogación, y por tanto, declarará el blanco como desconocido. El proceso completo de identificación se realiza en un tiempo inferior a un segundo.
Por su carácter ofensivo, carros de combate y vehículos acorazados llevarán su versión completa, con el sistema de interrogador y el sistema de respuetas (transpondedor) y los vehículos logísticos, susceptibles de ser atacados en el campo de batalla, deberían llevar el transpondedor para identificarse y evitar que puedan ser atacadas por tropas propias o alidas, el fuego amigo.
Según el Ejército de Tierra, la principal ventaja de este sistema es que reduce el riesgo de fuego amigo y aumenta la capacidad de adquisición de objetivos. La prueba definitiva de interoperabilidad del sistema español con el de los otros países se llevará a cabo en septiembre, en el ejercicio "Bold Quest", en Estados Unidos, en el que España participará junto a otra docena de países.