Un fallo técnico impide el rescate simulado de un submarino español durante las maniobras de la OTAN


Un problema eléctrico ha impedido realizar la operación de rescate del submarino español 'Galerna' prevista para este martes durante las maniobras 'Bold Monarch 2011' que la OTAN lleva a cabo en las aguas frente a la costa de San Pedro del Pinatar (Murcia), en las que participan 12 buques y cuatro submarinos de nueve países diferentes, con un total de 2.000 efectivos.
Inicialmente estaba previsto que la dotación del sumergible español fuera evacuada con el sistema de rescate de submarinos de la OTAN (NSRS, en sus siglas en inglés), instalado a bordo de un buque noruego, durante la jornada de puertas abiertas a los medios de comunicación.
Sin embargo, además del fallo simulado del submarino español, la organización no contaba con la avería eléctrica real del NSRS, que ha impedido el desarrollo del ejercicio. Los responsables del equipo han explicado que el sistema podría haberse puesto en funcionamiento en un caso de 'emergencia', pero dado que se trataba de una simulación con medios de comunicación, no se ha considerado prudente ponerlo en marcha.
De haber funcionado, el NSRS habría bajado hasta los 100 metros de profundidad en que se encuentra posado el submarino español y, tras acoplarse al sumergible, habría ido rescatando a los más de 60 militares españoles en grupos de un máximo de doce personas.
Los supuestos heridos habrían pasado por las distintas cámaras de despresurización del equipo de rescate, que cuenta con 30 plazas para afectados leves y un espacio adicional especial para otras seis personas en situación más grave. Previamente todos habrían pasado por una cámara de transición para recuperarse del cambio de presió.
A pesar de estos problemas, las maniobras que se desarrollan en las aguas del Mar de Alborán desde el pasado 28 de mayo han comprobado "con éxito" la interoperabilidad de los sistemas de evacuación y rescate que se han testado "al cien por cien". En concreto, se han probado cuatro métodos diferentes en los cuatro submarinos que participan en las maniobras.
En el ejercicio organizado para este martes estaba previsto que el submarino español fuera rescatado por un buque noruego; el sumergible ruso 'Alrosa', por el estadounidense 'Shootin Star'; el turco 'Anafartalar', por el italiano 'Anteo', y el portugués 'Tridente', por el ruso 'Epron'. Cada rescate ha utilizado un sistema diferente, siendo el más moderno el que tenía que haber rescatado al sumergible español, un equipo certificado hace tan sólo dos meses.
Durante todas las maniobras, que culminará mañana miércoles, el centro de mando y control ha permanecido en el buque de asalto anfibio 'Galicia'. 


Según ha explicado el jefe del mando táctico de los ejercicios, el capitán de navío estadounidense Dave Dittman, los ejercicios se han desarrollado con un "éxito absoluto" y este mismo martes se han culminado satisfactoriamente todos los rescates previstos, a excepción de la evacuación del submarino español.
Además de este problema, la exhibición de hoy tampoco ha podido completarse con el salto en paracaídas de un grupo de rescate italiano e inglés, que se ha suspendido por motivos meteorológicos. No obstante, Dittman ha expresado su confianza en que pueda llevarse a cabo mañana.
España es uno de los cuatro países que participan en estos ejercicios -los mayores de este tipo que se realizan en el mundo— con un submarino, junto a Portugal, Rusia y Turquía. Lo relevante es que ésta es la primera vez que un sumergible ruso se incorpora a unas maniobras de este tipo. El capitán de navío estadounidense ha destacado la "profesionalidad" de los militares rusos, que han colaborado en todo momento con el resto de países.
Aparte de con el submarino y el buque 'Galicia', España ha contribuido a los ejercicios con otros dos buques: el de rescate submarino Neptuno y el buque de salvamento marítimo Clara Campoamor. El resto de países que han aportado barcos son Italia, Turquía, Noruega, Suecia, Francia, Rusia y Estados Unidos.
El objetivo de estas maniobras, que se realizan cada tres años, era comprobar que los cuatro sistemas de rescate eran compatibles con todos los submarinos y, según han explicado responsables de la organización, se ha podido demostrar que efectivamente los equipos son interoperables.
Los ejercicios han sido diseñados para maximizar la cooperación internacional en una materia que para la OTAN ha sido muy importante y en la que se ha puesto mucha atención especialmente después del trágico accidente del submarino ruso Kursk, que acabó con el fallecimiento de toda su dotación, un total de 118 personas.
Desde entonces, la Alianza Atlántica ha trabajado para garantizar que "todos los submarinos construidos" cuenten con la compatibilidad necesaria para ser rescatados en el caso de una emergencia. A esta cooperación se ha sumado además Rusia, cuyo submarino fue rescatado con éxito por un equipo italiano el pasado 2 de junio.
En un caso real, se tardaría un máximo de seis horas en conocer que un submarino tiene un fallo, ya que en ese periodo de tiempo debe mandar avisos de su localización. Su dotación podría aguantar entre cinco y seis días en el interior del sumergible, aunque la OTAN considera que puede desplegarse en un tiempo medio de 36 horas para proceder a su rescate.
En una operación de este tipo, España podría colaborar con un buque de rescate o un sistema para proporcionar ventilación y alimento a la dotación, aunque no cuenta con sistema propio para la evacuación del personal.
En las maniobras han participado efectivos de 20 naciones, entre ellas países no miembros de la OTAN, como Rusia, Suecia e Israel. Además, también han asistido observadores de países de todo el mundo, incluyendo Argentina, Australia, Brasil, India, Corea del Sur, Vietnam y Ecuador. En total, en el mundo hay más de 40 países que disponen de submarinos.

Fuente: Europa Press