Cien años de espíritu regular


Las unidades de Regulares, las más laureadas del Ejército de Tierra, celebraron ayer su gran día, el del centenario de su creación. Fue el 30 de junio de 1911 cuando el entonces ministro de la Guerra, Agustín Luque, firmó la Real Orden Circular nº 127. Mediante ella se creaban, por disposición de Alfonso XIII, las denominadas Fuerzas Regulares Indígenas de Melilla, germen de los actuales Grupos de Regulares de Ceuta nº 54 y de Melilla nº 52. El valor y el heroísmo demostrado por estas tropas a lo largo de sus cien años de historia se ponen de manifiesto en las cerca de 90.000 bajas sufridas, entre muertos, heridos y desaparecidos.
Los actos conmemorativos se celebraron de forma simultánea en Ceuta y Melilla, y estuvieron presididos, respectivamente, por el JEME, general de ejército Fulgencio Coll, y el jefe de la Fuerza Terrestre, teniente general Virgilio Sañudo.
En el caso de Ceuta, el JEME acudió al acuartelamiento "González Tablas", donde mantuvo un encuentro con cerca de un centenar de antiguos regulares indígenas, venidos de Marruecos. El secretario general de la Asociación Nacional de Antiguos Combatientes, El Amine Rqibate, destacó la amistad hispano-marroquí y recordó "el amor y el cariño" que los regulares indígenas sienten por España, "a la que siempre sirvieron con honor y lealtad". Por su parte, el JEME agradeció "su magnífico servicio a lo largo de muchos años, prestado de forma ejemplar".


A continuación, se realizó una parada militar a los pies de las Murallas Reales. La formación estuvo integrada por cinco compañías del Grupo de Regulares nº 54 y un escuadrón del Regimiento de Caballería Acorazado "Montesa" nº 3 (en su origen, las Fuerzas Regulares Indígenas eran unidades de Infantería y Caballería). El acto, presidido también por el JEME, contó con la asistencia de las principales autoridades civiles y militares de la ciudad autónoma, encabezadas por su presidente, Juan Jesús Vivas, el delegado del Gobierno en Ceuta, José Fernández, y el comandante general de Ceuta, general Ramón Martín-Ambrosio.
En su alocución, el jefe del Grupo de Regulares nº 54, coronel José Faura, afirmó: "Hoy forma el Grupo para conmemorar los cien años de publicación del decreto de su creación. Entonces como hoy, éramos ligeros, hábiles para combatir en terrenos difíciles, a pie y con el equipo a la espalda. Así éramos en los orígenes, lo somos ahora y lo seremos en el futuro". Además, elogió el espíritu regular, basado en "una preparación técnica, física y moral muy rigurosa, especial atención al liderazgo de sus cuadros de mando, culto al valor y cohesión de la unidad. Esta receta hizo gigantes a los Regulares".