El nuevo uniforme de campaña árido del Ejército se usará también en territorio nacional


Con el fin de disipar las dudas sobre su correcta utilización, la Junta de Simbología y Uniformidad, presidida por el 2º Jefe de Estado Mayor del Ejército, ha celebrado una reunión en la que se han tomado una serie de decisiones, según informa el boletín institucional Tierra.
Una de estas decisiones es que el forro polar, que hasta ahora sólo se empleaba con el traje de intemperie, se podrá utilizar, con el distintivo de identificación, sin necesidad de llevar el chaquetón como prenda exterior.
En cuanto a las novedades, destaca la protección de brazos y las placas laterales del chaleco antifragmentos, que también incluye tiras de sujeción en el pecho.
Asimismo, está pendiente de aprobación un nuevo modelo de chambergo con el ala más corta y sin los corchetes que permiten recogerla, lo que unificará el modo de empleo.
También está pendiente de aprobar una uniformidad de descanso para zona de operaciones consistente en un polo de manga corta y bermudas. Se llevará con zapatillas de deporte y calcetines.
Igualmente, se ha propuesto una cinta para casco que sirva de sujeción para la funda e incorpore ojos de gato reflectantes en la parte posterior.
El nuevo uniforme de campaña árido pixelado del Ejército ha comenzado a repartirse entre las unidades de la Fuerza y se espera que, en cinco años, su uso esté generalizado en territorio nacional, al igual que sucede ya en zona de operaciones.

Algunas despedidas
También se ha propuesto la supresión de la gorra, quedando como prendas de cabeza la boina y, en zona de operaciones, el chambergo.
En cuanto al calzado, las tradicionales botas negras irán desapareciendo, quedando sólo como parte del equipo complementario del personal de la Legión, Regulares y Brigada Paracaidista. En las demás unidades serán sustituidas por las nuevas botas color cáscara pistacho.

El uso generalizado de la nueva uniformidad supondrá la retirada de algunas prendas tradicionales, como el peco, el clásico chaleco portaequipo, que  se mantendrá sólo para instrucción y adiestramiento hasta que se agoten las existencias. Como alternativa se propone el correaje con accesorios para llevar el equipo y las cintas de sujeción del nuevo chaleco.
Fuente: http://www.infodefensa.com