Proyecto "Soldado solar", baterías recargables mediante energía solar

Los soldados llevan equipos de alta tecnología, que necesitan baterías para su funcionamiento, que son llevadas por los propios soldados, lo que suponer hasta 11 kg de peso Dado que el equipo que los soldados suelen llevar en operaciones varía entre los 45 y los 75 kg de peso, la disminución del peso de las baterías, mediante nuevas tecnología, permitirá aligerar la carga del soldado, lo que le permitirá una mayor movilidad y menor fatiga.



En este sentido, el Reino Unido ha desarrollado el proyecto "Soldadosolar", que trata de proporcionar un equipo de baterías alimentado por energía solar, que podría ser hasta un 50% más ligero que los actuales, que obtendría la energía por una combinación de células solares y equipos termoeléctricos. La energía obtenida de la luz del sol y de las desviaciones de la temperatura se almacenarían para su uso posterior por las células de energía. Las células de energía podrían ser tejidas en el uniforme, en el casco o en paquetes de los soldados, con estudios que elijan las zonas que subrayen las áreas más beneficiosas para capturar la energía, siendo los hombros un lugar apropiado para colocarlos. Investigadores de seis universidades británicas participan en el proyecto y esperan desarrollar un sistema completo que no sólo reduzca el peso de las baterías, sino que las distribuya más adecuadamente por el cuerpo de los soldados. Según el profesor Duncan Gregory, de la Universidad de Glasgow, "Mucho peso se distribuiría de forma diferente con estoa nuevas baterías. Serían más ligeras que las baterías utilizados porque nuestro objetivo es reducir el tamaño de estas baterías, sino las reemplazamos completamente". Los soldados se beneficiarían mucho de un reparto del peso más equilibrado y de un menor peso y, con un sistema más eficiente y confortable, su efectivvidad y movilidad podría aumentar , mejorando significativamente las operaciones del ejército. Además, teóricamente, los unidades a pie podría también realizar operaciones de mayor duración temporal porque las células solares podrían proporcionar una fuente de energía constante, en lugar de tener que regresar a sus bases cuando las batería se han descargado. El proyecto ha interesado al Ministerio de Defensa británico y ha recibidio fondos por valor de 600.000 libras del propio Ministerio y del Consejo de Investigación de Ciencias Físicas e Ingeniería (ESPRC). Esta fase del proyecto finalizará en diciembre y dos años más tarde debería desarrollarse un prototipo del sistema, así como otras aplicaciones. Se están desarrollando numerosos proyectos en células solares para aumentar la autonomía de las baterías y disminuir su peso, sin embargo, están surgiendo dudas sobre su efectividad en operaciones. Así un miembro del Equipo de fuentes de energía del Departamento de Ciencias Físicas, del Laboratorio de Ciencia y Tecnología de Defensa, Darren Browning, expresó algunas dudas sobre la efectividad del proyecto en las pruebas iniciales, indicando que se necesitarían más inversiones e investigación antes de que pueda utilizarse en operaciones. La potencia nominal es de 62 w y existen problemas sobre la previsión de la potencia que se puede conseguir en un tiempo breve, ya que se ha obtenido normalmente entre 30 y 50 w; también han surgido problemas cuando los paneles se han expuesto en operaciones en condiciones desérticas, como Irak y Afganistán. El propio panel debe estar limpio para trabajar de forma eficiente y la existencia de polvo y arena pueden disminuir su rendimiento. También se degradan en condiciones de calor extremo y obtienen la máxima energía en condiciones frías y soleadas. Para Browning, el proyecto podría tener un mayor impacto en las bases más que en los soldados a pie, porque los paneles colocados en una situación estática para controlar la energía solar podrían almacenar la energía para recargar las baterías descargadas. No obstante, si el proyecto "Soldado solar" no lograse sus resultados, es decir, no proporcionase una solución consistente, hay otras tecnologías que podrían ser la nueva fuente de energía del futuro, como las baterías de litio-aire, que son completamente recargables,y las células de combustible de metanol. Como los sistemas de energía son cada vez más complejos, se deben tener en cuenta varias consideraciones cuando se diseñe un sistema de energía adecuado para los soldados. Por un lado, el peso y la ergonomía para facilitar su uso por los soldados, por otro, el análisis sobre el desarrollo de sistemas de energía renovable centralizado o de zona. En este sentido, los "Marines" están demostranddo que los paneles solares en las bases y en las tiendas de campaña están obteniendo un gran rendimiento en la reducción de combustible necesario para calefacción y recarga de los sistems informáticos y baterías. 

Fuente: http://www.revistatenea.es/