Rusia estrena misiles antiaéreos S-400 y cazabombardero Su-34 en simulacro cerca de Astracán




El Ejército ruso estrenó sus nuevos sistemas demisiles antiaéreos S-400 y el cazabombardero de primera línea Su-24  durante la fase activa de los ejercicios multinacionales Boievoie sodruzhestvo (Comunidad combativa) en el polígono de Ashuluk, cerca de Astracán, en el sur del país, comunicó hoy Anatoli Serdiukov, ministro de Defensa de Rusia.
“El nuevo sistema ruso de misiles antiaéreos S-400 y el nuevo avión Su-34 se han usado por primera vez en el marco del simulacro Boievoie sodruzhestvo”, declaró Serdiukov.
Agregó que en esta edición, ya la novena, “se han implicado 13 grupos de misiles antiaéreos de medio y corto alcance y más de 30 aviones de Rusia y Bielorrusia”.
El coronel Vladímir Drik, portavoz del Ministerio ruso de Defensa, dijo por su parte que uno de los episodios de Boievoie sodruzhestvo simulaba un dispositivo antiterrorista en medio de un conflicto fronterizo.
Los ejercicios, cuyas dos etapas iniciales tuvieron lugar a principios de agosto y en las primeras fechas de septiembre, se desarrollan en los polígonos de Ashuluk (Rusia) y Sari-Shagan (Kazajstán), con la participación de militares de Armenia, Bielorrusia, Kirguizistán, Rusia y Tayikistán: más de 2.000 efectivos, en total, y medio centenar de aviones.
También asisten observadores de Argelia, Malasia, India, Indonesia y Siria. Ucrania está representada por su ministro de Defensa.
Los misiles S-400 Triumf fueron diseñados para derribar aparatos aéreos de tecnología furtiva, misiles crucero de pequeño tamaño y, a futuro, nuevos misiles balísticos tácticos y táctico-operativos. Tienen un alcance de hasta 250 Km y pueden abatir blancos a una altura de entre cinco metros y 27 Km.
El biplaza Su-34 es un caza táctico polivalente que tiene velocidad máxima de 1.900 km/h y la autonomía de 4.000 km. Puede ser utilizado para bombardeo, reconocimiento y combate aéreo. Su armamento incluye misiles aire-aire y aire-superficie.