El F-22 «Raptor» no remonta el vuelo

El caza estrella de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos sufre una serie de averías que le mantienen clavado en tierra


Todos los aviones de combate F-22, el primer caza furtivo operativo en el mundo, de los mandos aéreos de Virginia y Alaska han sido inmovilizados en tierra por segunda vez en lo que va de año por problemas en el suministro de oxígeno a los pilotos, ya que la alimentación del cockpit (cabina de vuelo) se muestra deficiente.
La prohibición de volar, según fuentes oficiales de la USAF, la Fuerza Aérea, ha sido ordenada «de forma preventiva tras un incidente registrado la semana pasada». El teniente coronel Richard Johnson precisó que «un piloto de la base de Virginia sufrió síntomas de hipoxia (falta de oxígeno)», informa Afp.

Caza de quinta generación

El primer caza estadounidense de quinta generación, el avión más caro y perfeccionado del mundo, ha experimentado por segunda vez en 2011 el mismo problema ya que permaneció clavado en tierra entre mayo y septiembre pasados, después de que cinco pilotos experimentaran los mismos síntomas de hipoxia. informa la revista especializada «Flight Global».
El primer tropiezo grave surgió enero pasado, cuando se prohibió a todos los F-22 «Raptor» ascender por encima de la cota de los 7.600 metros (su cota máxima operativa es de 19.800 metros), dos meses después de que se estrellara un aparato durante un vuelo de entrenamiento en Alaska. La posible causa permanece bajo investigación y nada se ha hecho público todavía.
Construido por Lockheed Martin Aeronautics, el «Raptor» (rapaz) es un caza dotado de tecnología furtiva, casi indetectable a los radares. Este monoplaza bimotor fue concebido para garantizar la superioridad aérea, es decir, como aparato de combate en el aire, aunque también puede atacar objetivos en superficie.
El coste de cada aparato ascendía en 2006 a 177,6 millones de dólares, y el montante total del programa de desarrollo era estimado en unos 62.000 millones de dólares. Este elevado coste y el hecho de que China y la India hayan frenado sus programas de tecnología furtiva ha llevado al Congreso estadounidense a solicitar la paralización del programa.

Compite con el caza ruso Sukhoi PAK-FA

Fue diseñado para sustituir a los ya veteranos cazas F-15 en sus múltiples versiones, y para contrarrestar la superioridad del avión ruso Su-27 «Flanker». En la actualidad, su más directo competidor es el caza furtivo ruso Sukhoi PAK-FA.
Desarrollado desde la mitad de la década de los 90, entró en servicio en 2005 y, desde su base en Hawai fue desplegado en el espacio aéreo taiwanés para prevenir un posible ataque de Corea del Norte contra Corea del Sur.
Posteriormente se ha desarrollado un modelo de caza también furtivo, pero más barato y flexible, el F-35 «Lightning II», a cuya compra podrían optar aliados fiables como Israel, el Reino Unido o Japón, ya que la exportación del sofisticado F-22 «Raptor» está prohibida por la legislación federal.

Rendimiento y armamento

Su velocidad máxima operativa es un misterio, aunque existen datos sobre su alta capacidad de maniobra a Mach 1,7 sin postcombustión, y a velocidades superiores a Mach 2 (2.120 k/h) con postcombustión. Su radio de alcance supera los 2.960 kilómetros con dos tanques externos.
Como armamento fijo dispone de un cañón rotativo M61A2 de 20 mm. bajo el ala de estribor, con 480 proyectiles, y en su configuración aire-aire monta misiles «Sidewinder» y AMRAAM. Puede montar varias bombas inteligentes en su configuración aire-superficie.