La ONU pide una investigación del linchamiento de Gadafi


La difusión por internet de nuevas imágenes en vídeo de la captura de Muamar Gadafi apoyan la certeza de que el dictador libio fue ejecutadode modo sumario por las fuerzas rebeldes. El linchamiento tuvo lugar instantes después de su captura el pasado jueves en Sirte, su ciudad natal y último bastión de la resistencia.
Un portavoz de Naciones Unidas anunció el viernes en Ginebra que el organismo de derechos humanos de la ONU solicitará la apertura de una investigación sobre las circunstancias de la muerte del líder libio. «Los vídeos son inquietantes —dijo en Ginebra el portavoz de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, Rupert Colville— porque en ellos se ve a alguien que ha sido capturado vivo, y poco después se ve a la misma persona muerta».
A punto de proclamar la liberación de Libia, la polémica llega como un jarro de agua fría para las autoridades del gobierno provisional. Las escenas del linchamiento de Gadafi son un revulsivo no sólo para las tribus libias afectas al antiguo régimen sino para toda la opinión pública árabe. Con la ayuda de imágenes captadas por teléfonos móviles, y las versiones facilitadas el viernes por las instancias oficiales a menudo contradictorias se pueden describir con mayor precisión las últimas horas del dictador libio.

Ataque de la OTAN

Sirte, 8.30 de la mañana del jueves pasado en el último bastión gadafista. Aviones de la OTAN lanzan un ataque contra un convoy de 75 vehículos que abandonan la ciudad. Sólo es destruido un carro, pero el desconcierto produce la división del convoy gadafista. Un segundo bombardeo aliado se concentra contra una columna de 20 vehículos —«no sabíamos que Gadafi se encontraba en ella», afirmó ayer el portavoz de la Alianza en Bruselas—. Pero el ataque «era legítimo». Con el uso de Mirage franceses y un avión no tripulado norteamericano la acción es más certera. Al menos 10 de los vehículos, dice el parte del cuartel general de Nápoles, son destruidos o dañados. París se apresura a afirmar que sus aviones han alcanzado el vehículo en que viajaba Gadafi.

La batalla final

Los supervivientes gadafistas, pie a tierra, comienzan la batalla con las tropas rebeldes que acuden al lugar alertadas por la Alianza. Nadie sabe que el dictador se encuentra entre los atrapados. El fuego cruzado se intensifica y Muamar Gadafi, ligeramente herido, se refugia en el hueco de un colector de aguas construido debajo de una carretera.
En una declaración hecha al canal de noticias «Al Arabiya», el jefe de la guardia personal de Gadafi, Mansur Daou, afirmó que su líder había sobrevivido al ataque aéreo contra el convoy. Daou, en compañía de Gadafi, el jefe del Ejército, Abu Bakr Younis Jabr, y cuatro soldados voluntarios, intentaron hacer pagar caras sus vidas. «No vi más porque caí inconsciente por una herida de bala», declaró Daou al Arabiya.

«No disparen»

Los rebeldes arrastran fuera del colector a Gadafi, y la sorpresa, la emoción y el nerviosismo alcanzan niveles de paroxismo entre los guerrilleros, que, según reflejan las imágenes de vídeo de varios teléfonos móviles, rodean y apretujan al líder caído. «No disparen, no disparen», habría dicho Gadafi en un primer momento según varios testigos. En las imágenes borrosas de los iPhone se escuchan disparos de armas automáticas, y gritos de «¡Alah u-Akbar!» (Alá es Grande).

«¡Tened clemencia!»

El vídeo difundido por el diario digital «Globalpost» muestra a Gadafi ensangrentado y gritando a sus captores: «¡Tened clemencia. Tened clemencia. ¿No conocéis la clemencia?». Las imágenes fueron tomadas por el iPhone del soldado rebelde Ali Algadi, segundos después de que Gadafi fuera arrastrado por varios compañeros fuera de su escondite. El ex dictador aparece herido, pero sus movimientos y el miedo en su rostro muestran con claridad que está vivo. Se oyen voces de fondo: «¡No le matéis, no le matéis! ¡Lo necesitamos vivo!».
La grabación, de cuatro minutos, es un remolino de brazos y figuras que hacen piña en torno a Gadafi. En un momento determinado su rostro aparece empapado en sangre. Un brazo extiende hacia él una pistola. Los gritos y disparos en ráfagas se suceden sin interrupción. Al término de la grabación, el cuerpo de Muamar Gadafi es arrastrado sin vida hasta un vehículo militar.

Ejecución

Los responsables del Consejo Nacional Transitorio (CNT) libio afirmaron que Muamar Gadafi «murió como consecuencia de sus heridas durante el fuego cruzado en Sirte», y llegó ya cadáver a Bengasi. El primer ministro interino fue más preciso. Mahmud Jibril afirmó que el ex dictador libio murió durante un tiroteo cuando era trasladado a un hospital tras su captura. Pero una fuente autorizada del CNT admitió a la agencia Reuters que Muamar Gadafi murió a manos de sus captores. «Mientras se lo llevaban, le golpearon y lo mataron», dijo, «quizá intentó resistirse».
Las imágenes mostradas por los vídeos de los móviles rebeldes muestran, no obstante, a un Gadafi vivo en el momento de la captura, y muerto en el mismo lugar y rodeado de fuerzas rebeldes. El parte del médico que examinó el cadáver no da pie tampoco a dudas. El forenseIbrahim Tika explicó a la cadena «Al Arabiya» que el cuerpo de Gadafi mostraba un disparo en el estómago y un orificio de bala en la cabeza.
Los reporteros de las agencias de prensa internacionales que ayer tuvieron acceso al cadáver de Muamar Gadafi, guardado en la cámara frigorífica de un centro comercial de Bengasi, ofrecieron el mismo testimonio. El excéntrico tirano de Trípoli —capturado como lo fue Sadam Husein, en una madriguera, y ejecutado en el centro de una macabra danza de teléfonos móviles grabando— mostraba dos orificios visibles de bala, uno en la parte izquierda de la cabeza y el otro en el vientre.
Fuente: www.abc.es