Adiós al último submarino Búlgaro


La marina de guerra búlgara formalmente cerró su unidad de submarinos en una ceremonia en la principal base naval en la ciudad del Mar Negro de Varna. 

La ceremonia contó con la presencia del Almirante Plamen Manushev, Comandante en Jefe de la Armada Búlgara, informó BGNES.

El comandante de la división de submarinos búlgaro capitán Kamen Kukurov entregó la bandera del submarino Slava al Museo de Historia Militar de Varna. 

El desmantelamiento del BNS Slava clase Romeo (Proyecto 633) significa la finalización del servicio de la fuerza submarina de Bulgaria después de 94 años.
La clase Romeo, es derivada del tipo de submarinos alemanes XXI, en la Unión Soviética en 1950. 
El BNS Slava fue entregado a la Marina de Bulgaria en 1986. 




A pesar de que en agosto de 2009, la Marina de Bulgaria tuvo un día de puertas abiertas dedicada a los 55 años transcurridos desde la restauración de su fuerza de submarinos, un año más tarde, el ministro de Defensa de Bulgaria Anyu Angelov anuncio que la Marina terminaría con la unidad de submarinos.

No se cree que los submarinos sean introducidos nuevamente en la Marina de Bulgaria en un futuro próximo, dada la contracción económica a la que se enfrentan a las fuerzas armadas de Bulgaria.
Fuerza de submarinos de Bulgaria se constituyó formalmente como una unidad individual durante la Primera Guerra Mundial, en 1916. Después del final de la guerra, sin embargo, fue cerrada como parte de las disposiciones del Tratado de Neuilly- sur-Seine de 1919 en la que los aliados prohibieron Bulgaria tener submarinos.


En 1954, la Unión Soviética cedió a Bulgaria tres submarinos, y en 1958, dos más. El submarino Slava fue uno de los dos presentados en 1958. A pesar de que se consideraba operativa, se encontraba en un estado deplorable y ya no podía irse a inmersión con las seguridades mínimas.
El único submarino de los otros búlgaros que estuvo en operaciones en los últimos años fue el Nadezhda ("Esperanza");. Que prácticamente se ha retirado durante diez años, ya que carece de baterías. A principios del 2009, la Marina de Bulgaria considero convertirlo en un museo.
A Mediados de 1980, y 1983-1985 fueron la época dorada de la fuerza submarina Bulgara con cuatro submarinos en pleno funcionamiento. Dos de ellos fueron retirados inmediatamente después de la caída del régimen comunista en 1989 debido a la falta de fondos.
En 2007, el Estado Mayor de la Armada de Bulgaria prometió una su estrategia de modernización la compra de dos submarinos nuevos, el primero de los cuales se suponía que debía llegar a Varna en 2012. Sin embargo, estos planes se han visto prácticamente anulados.