Amistad Duradera dota de medios navales a El Salvador


Durante la celebración de aniversario de la Fuerza Naval de El Salvador (FNES), el comandante de la Base Naval de La Unión, capitán de navío Helman Ezequiel Cerna, indicó que los EEUU habían entregado como parte del programa Amistad Duradera, cuatro lanchas SAFE Defender de 33 pies y 3 Justice, también de 33 pies.  Efectivamente, la SAFE Defender trata de una embarcación  de cabina central, con casco de aluminio y cuello neumático con dimensiones 33.4 x 10 x 0,30 pies (10,18 x 3,04 x 0,92 mts), con tanque de combustible de 300 galones, que alimentan tres motores fuera de borda del tipo Mercury de 275Cv que conceden velocidades de hasta los 60mph (52,13 nudos).  Su radio de acción es de las 250 millas náuticas a 40mph (34,75 nudos).  Dos de estos modelos han sido entregados a Costa Rica bajo el mismo programa, y promete que se entreguen también a Nicaragua.
Los botes Boston Whalers entregados por los EEUU como parte del programa Amistad Duradera a Belice, Guatemala, El Salvador y Panamá no son de 33 pies sino del tipo 370 Justice de casco en V y de construcción Unibond (monocoque de material compositivo) y láminas endurecidas.  Sus dimensiones son 37,6 x 11,6 x 23,5 pies (11,4 x 3,5 x 0.6 metros), por un desplazamiento de las 6,1 toneladas y capacidad hasta las 14 personas o 2,3 toneladas de carga.  Monta tres motores Mercury de 300Cv (671 kW), que le confieren una velocidad crucero de 36 millas por hora (31,28 nudos) y una máxima de 50 mph (43,44 nudos).  Cada navío viene equipado con trípodes Mk16 Mod.2, radar de rastreo, GPS y radios.
Se han entregado también cuatro botes SAFE Oswald T-Top de 25 pies (7,62 mts) de eslora a Honduras y El Salvador, y con otros cuatro pronto a llegar a Costa Rica.  Estos vienen equipados con dos motores fuera de borda Evinrude o Yamaha de 150Cv, para una velocidad máxima de 45mph (39,10 nudos), y un radio de acción de las 150 millas náuticas a 35mph (30,41 nudos).
La verdad es que se necesita ahora unidades navales de alta mar, con una capacidad de atender al menos un helicóptero ligero en la línea del MD500, o el Schweizer 300m o aun un UAV de ala rotativa.  Se apunta, sin embargo, la poco\a prioridad que se le otorga a las fuerzas navales en la región centroamericana.  Así por ejemplo, la FNES solo recibe unos $6 millones del presupuesto militar, dejando fondos suficientes solo para pagar salarios y mantener las naves.  En cuanto al combustible, son los EEUU los que han asumido mucho del gasto. 
Durante esas mismas celebraciones de aniversario de la Fuerza Naval de El Salvador se pudo apreciar que los patrulleros marítimos montaban de nuevo sus respectivos cañones de 20mm Mk-67, dándoles un mayor poder de fuego sobre las tradicionales ametralladoras. 
Y en Honduras, lanchas Dragón
Todos los países centroamericanos han reforzado los patrulleros de cortas distancia, y así Honduras ha obtenido varias lanchas de uso general en astilleros nacionales.  Las patrulleras rápidas Dragón de 29 pies de eslora, construidas por la Magnum Base en base a su RS-29, tienen un desplazamiento de dos toneladas, dimensiones 8,84 x 2,4 x 0,4 metros (29 x 7,87 x 1,31 pies) de eslora, una velocidad máxima de 30 nudos y un alcance de 200 millas náuticas.  El modelo monta dos motores fuera de borda del tipo Evinrude de 300Cv (224 kW) y sus sistemas de navegación consisten en una red de comunicación, un radar de rastreo Furuno 3600 de Banda I, y GPS.  La Dragón de 25 pies, también de la Magnum Base en base a la RS-25, cambia solo en sus dimensiones: 7,6 x 2,4 x 0,4 más (24,93 x 7,87 x 1,31 pies).