Fidel Castro: el informe de la AIEA sobre Irán "pone al mundo al borde de una guerra"



El expresidente cubano Fidel Castro salió en defensa de Irán al criticar duramente el informe que la semana pasada difundió la Agencia Internacional para la Energía Atómica (AIEA), en el que advierte de los supuestos conocimientos técnicos que tiene esa nación persa para construir armamento nuclear, pues asegura que se trata de un documento que "pone al mundo al borde de una guerra".
   En dos artículos de sus 'Reflexiones' publicados este domingo, Castro alerta de las supuestas intenciones de Israel de atacar a Irán, utilizando su "arsenal nuclear", con el objetivo de acabar con el régimen de Mahmud Ahmadineyad. "Sus fuerzas armadas fueron equipadas con el armamento más moderno de la industria bélica de Estados Unidos", recuerda Castro en su artículo titulado 'Cinismo genocida'.
   "Por su capacidad de lucha, el número de habitantes y la extensión del país, una agresión a Irán no guarda similitud con las aventuras bélicas de Israel en Irak y Siria. Una sangrienta guerra se desataría inevitablemente. Sobre eso no debe haber duda alguna", lamenta el exmandatario.
   "Lo insólito es que apenas la OTAN dio por concluida la operación en Libia", semanas después la AIEA, "una institución que debiera estar al servicio de la paz mundial, lanzó el informe político, tarifado y sectario, que pone el mundo al borde de la guerra con empleo de armas nucleares" que Washington, en "alianza" con Reino Unido e Israel, "viene preparando minuciosamente contra Irán".
   Castro, de 85 años, ha dedicado varios escritos a alertar sobre una posible guerra nuclear y sus efectos sobre la humanidad. "Israel dispone de un elevado número de armas nucleares y la capacidad de hacerlas llegar a cualquier punto de Europa, Asia, África y Oceanía", insiste en su nueva publicación.
   Tras hacer un breve análisis sobre la tradición armamentista de la nación hebrea, el exmandatario cubano se pregunta si la AIEA tiene el "derecho moral" de sancionar y "asfixiar" a Irán, un país que "intenta hacer en su propia defensa lo que Israel hizo en el corazón" de Oriente Próximo.
   El líder comunista considera que "ningún país del mundo debe poseer armas nucleares y que "esa energía debe ponerse al servicio de la especie humana" y aclara que "sin ese espíritu de cooperación, la humanidad marcha inexorablemente hacia su propia destrucción".