Rheinmetall y ADS ponen a prueba su tecnología de protección para vehículos tácticos


Granadas propulsadas por cohetes, misiles contracarro y proyectiles formados explosivamente (un IED particularmente pernicioso) suponen una severa amenaza para las tropas desplegadas en los escenarios de conflicto y en los periodos posteriores. Rheinmetall y ADS han desarrollado el sistema de defensa Active Defence System (ADS), una contramedida fiable cuyas capacidades fueron mostradas ante 120 expertos de una decena de países en Unterluess, en el Norte de Alemania.
Se trata de un sistema standoff avanzado y  altamente efectivo para proteger a los vehículos militares de las actuales amenazas operacionales. Un sensor detecta al proyectil cuando se acerca, sea una carga fragmentada o un misil, y en microsegundos activa un sector de protección, aplicando energía pirotécnica para destruirlo. Debido a su trayectoria hacia abajo se minimizan los daños colaterales en los alrededores.
A principios de 2011, un transporte blindado Fuchs/Fox 6x6 recibió un ADS completo para probar sus capacidades (sin alterar significativamente sus parámetros básicos de volumen, altura y suministro eléctrico, movilidad y conducción), en el Destacamento de Tecnología de Defensa 41 de Trier. Concluido el proceso, en junio de 2011, se decidió llevar a cabo un ensayo balístico dinámico disparando contra su lateral un RPG7 a 18 m., mientras se remolcaba el vehículo con un cable a 20 km/h.
Los sensores detectaron e identificaron el ataque, iniciando el proceso para su destrucción, siendo su impacto residual insuficiente para penetrar en el blindaje, siguiendo la marcha el vehículo. A 150 m. había espectadores presenciando la prueba en vivo, en espacio abierto, sin protección especial. ADS Gesellschaft für aktive Schutzsysteme es propiedad de Rheinmetall en un 74 por ciento, siendo el resto de la también alemana IBD, y estiman que existen un mercado de  retrofit de decenas de miles de unidades.