El Ejército del Aire continúa la modernización de la veintena de F-5 de Talavera la Real



La Base Aérea de Talavera la Real (Badajoz) continuará la modernización por fases de su veintena de aviones F-5 hasta el año 2016, lo que permitirá prolongar su vida operativa más allá del 2024.
Así lo ha anunciado el coronel jefe del Ala 23, la Unidad de Instrucción de Caza y Ataque del Ejército del Aire, Antonio Javier Taranilla, a los periodistas a la conclusión de un acto castrense celebrado en este acuartelamiento con motivo de Santa Loreto, patrona de la aviación española.
Anualmente, unos cinco aviones entran en un proceso de modernización que dura entre dos y tres años, con el objetivo de tener todos los aviones preparados para el 2016.
En su opinión, “son aviones muy buenos”, pero deben actualizar aspectos técnicos, fuselaje o alas, así como aumentar su digitalización.
“Nada tienen que ver estos aviones a los que yo utilicé cuando realicé el curso”, ha comentado Taranilla.
Los F-5 son utilizados por los alumnos del Ejército del Aire como aprendizaje antes de pilotar los F-18 y Eurofighters.
En la actualidad, la escuela de pilotos, que se desarrolla de septiembre a junio, está formada por 16 pilotos, aunque dos de ellos están en Estados Unidos.
En Talavera la Real, los pilotos aprenden las nociones de pilotaje, aeronáutica, gestión, administración, relaciones internacionales o educación física necesarias para reengancharse, tras septiembre, a la Escuela General del Aire.
La actual es la 99 promoción que se prepara en la base Aérea de Talavera y para la 100 ya tienen previstos algunos actos, ha adelantado el coronel jefe del Ala 23, que ha estado acompañado por la delegada del Gobierno, Carmen Pereira.
En cuanto a la posibilidad de albergar la futura Escuela Europea de Pilotos, Taranilla ha manifestado que las conversaciones “siguen a alto nivel” y que hay acuerdo entre muchos países, pero “con los tiempos que corren se deben resolver primero otros problemas”.
No obstante, ha asegurado que el proyecto está “cada vez más cerca de concretarse”.
La Base Aérea de Talavera la Real es la sede del Ala 23, una unidad que se fundó en diciembre de 1953, aunque la Escuela de Reactores se inició un año después.
A lo largo de sus más de 50 años de historia, y con los aviones T-33, F-86 Sabre y F-5, el centro de enseñanza ha realizado más de 125 cursos, en los que se han formado más de 2.000 alumnos.
En marzo de 1987, la Escuela de Reactores pasó a denominarse Ala 23.