¿Ha sido la Bestia de Kandahar el UAV estadounidense derribado por Irán?


Las fuerzas armadas iraníes afirmaron el domingo que habían derribado un avión no tripulado (UAV) RQ-170 en el este del país y que lo habían hecho interfiriendo la señal de control del mismo, recuperando el UAV con pocos daños. Por su parte, las fuerzas armadas estadounidenses han reconocido, el domingo, que habían perdido el control de un UAV, sin indicar tipo, que realizaba una misión en el oeste de Afganistán, cerca de la frontera con Irán, y que estaban investigando las causas de la pérdida.
Las dudas sobre el tipo de UAV derribado por los iraníes han surgido porque, hasta el momento, las fuerzas armadas iraníes no han mostrado fotos del UAV derribado, sólo fotos del sistema ya publicadas e incluso imágenes de otro UAV. Por otro lado, de las declaraciones de la OTAN y de EEUU sobre la pérdida del UAV no se desprende que sea el RQ-170, aunque es normal no indicar, inicialmente, el tipo de UAV perdido.
Para un experto, el RQ-170, al igual que el Global Hawk de Northrop Grumman, probablemente navegue autónomamente, lo que supone que no se pierden el control del mismo, al contrario que los Predator y Reaper, que son controlados remotamente por pilotos desde bases en EEUU. En el caso de estos UAV, su diseño incluye que cuando se pierda el control puedan mantenerse en un circuito de espera o, incluso, retornar a su base, aunque ha habido errores y problemas y, así, en 2009 la Fuerza Aérea estadounidense tuvo que derribar un Reaper. El enlace radio es, precisamente, el elemento más débil de la cadena y se está trabajando para que los UAV sean más autónomos.
De ser cierto el derribo del RQ-170 Sentinel mediante la perturbación de la señal de control, habría un motivo de preocupación por el elevado nivel de las unidades de guerra electrónica iraní y por la dependencia estadounidense en este tipo de aviones controlados a distancia, que podrían ser interferidos, con la pérdida del control de espacio aéreo de que gozaban hasta ahora. Además, el análisis del UAV permitiría obtener a Irán y sus aliados un gran conocimiento de los materiales empleados para hacerlos furtivos, similares a la empleada en los bombarderos B-2 y en el F-35, y, por tanto, diseñar medidas para su detección, disminuyendo la actual supremacía estadounidense en este campo.
A lo largo de 2011 ha habido noticias no confirmadas de que el R1-170 había estado sobrevolando Irán para obtener información sobre los programas militares y nucleares. Asimismo, durante este año, el gobierno iraní ha informado de que habían derribado otros UAV en varias ocasiones, pero sin haber presentado pruebas de ello.
El R1-170 Sentinel es un UAV furtivo, diseñado para no ser detectable por radares; fue fotografiado en el aeropuerto de Kandahar (Afganistán) en abril de 2009 y su aparición en Afganistán provocó numerosas especulaciones sobre sus funciones y objetivos, dado que Afganistán no tiene defensa aérea para detectar y derribar este tipo de aviones furtivos.
El RQ-170 fue desarrollado por la división de trabajos especiales, "Skunk Works", de Lockheed-Martin; por su designación, RQ, es un UAV no armado, a diferencia del prefijo MQ de los UAVs Predator y Reaper, que si están armados. El color de su pintura, gris claro, sugiere que vuela a gran altitud (HE), hasta 15.200 m. Por ello, el avión podría sobrevolar las fronteras de Irán, China, Pakistán e India para obtener datos útiles sobre pruebas y telemetría de misiles, así como para obtener inteligencia de señales, multiespectral y de telemetría. Asimismo podría llevar un sensor aerotransportado infrarrojo (ABIR) para seguimiento de misiles.
En ese momento no se sabía nada más del UAV y se especuló de que, además de tener funciones de reconocimiento, podría ser configurado para llevar una fuente de microondas de alta potencia para destruir ordenadores y otros equipos electrónicos en tierra, o como plataforma para realizar interferencias electrónicas en apoyo de otros aviones. Sin embargo, la Fuerza Aérea estadounidense no ha informado oficialmente sobre sus funciones ni sobre su capacidad de combate.
A primeros de 2011, el RQ-170 Sentinel volvió a ser fotografiado en una base aérea de Afganistán, posiblemente el aeropuerto de Kandahar, sin que tampoco se supiese las razones de su presencia. Se especuló que el Sentinel podría estar realizando vuelos de reconocimiento sobre Pakistán y sobre Irán; otros expertos consideraban que estaba siendo probado en un entorno más exigente que el de los Estados Unidos; unos terceros, consideraban que el avión tenía una tecnología relativamente antigua y estaba siendo utilizado en misiones "casi normales" de ISR, en las que EEUU no quiere arriesgar sus UAVs más modernos que, debido a posibles fallos, pudiesen estrellarse y caer en poder de grupos insurgentes.
No obstante, tras la operación contra Osama bin Laden en mayo de 2011,se descubrió que un Sentinel había participado en la misma, habiendo realizado docenas de misiones secretas dentro del espacio aéreo paquistaní para vigilar el escondite de Osama bin Laden. Con este UAV furtivo se trataba de obtener imágenes de vídeo de gran resolución que los satélites geoestacionarios no podían proporcionar por su elevada altura, 36.000 km.

Los repetidos vuelos en territorio paquistaní, sobre una zona en la que se encuentran instalaciones militares y nucleares, implica que una capacidad furtiva para evadir los radares del sistema de defensa aérea paquistaní, que podrían haber detectado otros tipos de UAV no furtivos, lo que desmonta la especulación de que el Sentinel no tuviese una tecnología anticuada.
El Sentinel puede tener una envergadura entre 20 y 27 m, y llevar, en una de las dos carenas montadas en su parte superior, un sistema de sensores electro-ópticos y una antena para comunicaciones por satélite. También podría llevar un radar de barrido electrónico, AESA, en su bodega.
El RQ-170 Sentinel es operado por el 30 th Escuadron de Reconocimiento Aéreo (cuya base está en Tonopah, en Nevada), de la 432 Ala Aérea Expedicionaria del Mando de Combate Aéreo de las Fuerzas Aéreas estadounidenses.