Problemas en los Sukhoi Su-30Mk...???

Hace exactamente 22 años que el primer Sukhoi Su-30 realizó su vuelo inicial, desde entonces y en sus distintas variantes se ha convertido en un verdadero éxito de ventas, con casi 500 unidades vendidas a 10 usuarios de todo el mundo, siendo sus mayores operadores India y China. Con una amplia carga útil, altas prestaciones y la posibilidad de recibir aviónica occidental el Su-30MK se convirtió en el cazabombardero por excelencia y disputándole el mercado de los bimotores pesados nada menos que al Boeing F-15E.

Para decepción de muchos, no todo lo que brilla es oro.





El primer ministro hindú, Manmohan Singh acaba de realizar algunas declaraciones preocupantes. Ayer Viernes tuvo una reunión urgente con el presidente ruso Dmitry Medvedev donde el tema principal fue la baja disponibilidad y las múltiples fallas que viene presentando el reactor AL-31FP que propulsa a los Su-30MKI de la fuerza aérea hindú. Aunque oficialmente hay silencio al respecto, ha trascendido que los altos mandos de ésta fuerza han manifestado su preocupación por la gran cantidad de problemas que presentan los motores, en especial incontables fallas en el eje de rodamiento indicando que en tiempo de paz, ello puede minimizarse pero enana situación real de guerra sería “una situación de vida o muerte” totalmente adversa para la disponibilidad de la aeronave.
Ahora se conoce que Saturn, el fabricante ruso del motor, ha recibido desde hace mucho tiempo permanentes reportes de fallas de los AL31FP que han sido mantenido en reservas por “cuestiones comerciales”. Desde la fuerza aérea hindú se indica que el problema principal sólo puede solucionarse con un rediseño del motor, algo que Saturn no acepta. Por el contrario el fabricante ruso acusó a India de utilizar aceites y lubricantes de procedencia israelí para los motores que no son aptos, aunque luego de una prueba el motor falló a pesar de ser lubricado con el aceite que recomendaba Saturn.
Aunque acceder a registros chinos es virtualmente imposible, sí se conoce que el motor Shenyang Liming WS-10A Taihang destinado al J-11 (copia china del Su.30MK) responde no solo a que China logre su independencia en materia de motores rusos sino también a solucionar los inconvenientes que también han sufrido los Su-30MK chinos. También se conoce que Malasia, uno de los últimos operadores de la versión Su-30MKM, ha debido recurrir a China para mantener su línea logística y que si bien se encuentran conformes con el avión, el motor estaría planteando algunos inconvenientes de importancia.





Según algunas fuentes no oficiales, Saturn recibe de modo permanente quejas de los usuarios del motor, pero han apelado a mantener el silencio de tales fallos y que ello no trascienda a la prensa por “cuestiones comerciales” tal como ya se mencionó pero tanto ocultamiento no ha servido de nada a cuenta que ha sido el primer ministro hindú quien públicamente ha dejado trascender a la prensa de éstos problemas. Pero también han trascendido problemas con la célula, algo que atañe directamente a Sukhoi, con informes sobre corrosión, desprendimiento de recubrimiento de las derivas, tapas de inspección de baja calidad, remaches de distinto tamaño, corrosión en cañerías y recubrimiento plástico de mala calidad en los cableados. 
La industria aeronáutica rusa ya lleva más de 20 años en el mercado internacional, un tiempo más que razonable para adaptarse a las especificaciones y estándares de calidad internacionales. Sin embargo aún sigue dando claras muestras de “la vieja escuela soviética” donde la calidad de los materiales y el sostenimiento logístico poco importan. El Su-30MK ha ganado importantes mercados occidentales, hoy por hoy es el producto estrella de Sukhoi y de la industria aeronáutica rusa. Nadie quiere matar a la “gallina de los huevos de oro” pero todo parece indicar que Saturn, MiG o Sukhoi no han hecho ningún esfuerzo para adaptarse a las condiciones del mercado. El fiasco de los MiG 29SM para Argelia es otro claro ejemplo.
Dicen que el mercado siempre da otra oportunidad, pero últimamente los tiempos han cambiado, el dinero escasea y las oportunidades se han reducido considerablemente. Cada compra se negocia conforme a las especificaciones y necesidades de cliente, son los fabricantes quienes deben ofrecer y no imponer. Quien siga actuando así, no tendrá mucho futuro aún cuando entre sus manos tenga una aeronave valiosa, tal como es el Sukhoi Su-30MK. 

Claudio Growler Caputti