Brasil y Colombia discuten industria militar conjunta


Los ministros de Defensa de Brasil y Colombia discutieron el martes el desarrollo de equipo militar conjunto, incluyendo lanchas de patrullaje fluvial y aviones no tripulados para la vigilancia fronteriza.
Durante el encuentro en Brasilia entre los ministros Juan Carlos Pinzón, de Colombia, y Celso Amorim, de Brasil, los dos países decidieron poner en marcha una comisión binacional para coordinar el resguardo de su extensa frontera amazónica, zona de tráfico de armas y drogas, y anticiparon que sostendrán su primera reunión en marzo.
En la cita decidieron que representes del ejército y la marina brasileñas visitarán Puerto Leguizamo, en Colombia, para conocer las lanchas patrulleras de ríos conocidas popularmente como pirañas, para ver la posibilidad de adquirirlas para utilizar en Brasil.
"Colombia ha desarrollado unidades fluviales importantes, los desarrollamos por necesidad", comentó Pinzón en una conferencia conjunta con Amorim. "Ofrecemos para el análisis de Brasil estas tecnologías fluviales", agregó.
Por su parte, Amorim destacó el interés colombiano en participar en el desarrollo del avión de carga militar KC390 diseñado por Brasil, que ha buscado socios extranjeros para su producción.
"Es importante que nos esforcemos por crear un espacio sudamericano de defensa que incluya a la industria militar", expresó Amorim, quien adelantó que en los próximos meses habrá un encuentro de representantes binacionales de la industria bélica para discutir el desarrollo de aviones no tripulados, radares, sistemas de información fronteriza y una lancha patrullera fluvial.
Como parte de la cooperación militar, los ministros decidieron realizar operativos conjuntos e intercambios de oficiales con fines de capacitación en uno y otro país.
Pinzón dijo que Colombia tiene interés en capacitar a sus oficiales para la participación en operaciones internacionales de paz y aprovechar la experiencia brasileña en este campo. Los dos países ya participan en la misión de Naciones Unidas en Haití.
Los dos países acordaron el año pasado la creación de una Comisión Binacional de Fronteras para coordinar tareas de combate a grupos criminales que operan en la zona. En la cita del martes, los ministros acordaron activarla a partir de una reunión en marzo.
"Brasil y Colombia van a luchar en forma conjunta contra el crimen transnacional, contra el tráfico de armas y explosivos, el narcotráfico, la minería ilícita y tantas cosas inapropiadas que ocurren en nuestras fronteras. Con acciones conjuntas seremos más fuertes", declaró Pinzón.
Dijo que la colaboración de los dos países será presentada en la reunión de ministros de Justicia y Defensa de la Unión de Naciones Suramericanans (Unasur) que se celebrará en mayo en Cartagena, Colombia.
Amorim acotó que "el hecho de que neguemos el territorio brasileño a organizaciones ilegales, es la mejor ayuda que podemos dar. Combatiremos el crimen organizado y negaremos el territorio brasileño a las organizaciones ilícitas".