EEUU adquiere lanzagranadas para Afganistán


El Ejército estadounidense ha adquirido, por primera vez, el lanzagranadas Carl-Gustaf, sistema de arma polivalente antipersonal y contracarro, fabricado por la empresa sueca SAAB, para sus unidades en Afganistán.
La adquisición de este lanzagranadas responde a una petición operativa de las unidades en Afganistán de disponer de un arma de apoyo directo, portátil, ligera y con capacidad contra personal para hacer frente a los disparos de lanzagranadas (RPG, en sus siglas en inglés) de los insurgentes.




El Carl-Gustaf es un lanzagranadas de 84 mm, sin retroceso, que se dispara desde el hombre y puede disparar distintos tipos de granadas: alto explosivo (contra personal), alto explosivo de doble efecto, contracarro (en dos versiones), con submuniciones "flechette", iluminante y fumígeno. Puede disparar cuatro granadas por minuto, pesa 9,5 kg y tiene una longitud de 1 m. La munición de alto explosivo, HE, dispone de una espoleta mecánica a tiempos que le permite explosionar en el aire para destruir personal oculto tras rocas, árboles o edificios, maximizando el efecto de las granadas. Las granadas de alto explosivo de doble efecto tienen dos posibilidades de actuación: en modo impacto explosionan en el momento del impacto; en modo retraso penetran en el objetivo antes de explosionar.

El Ejército estadounidense ha enviado varios sistemas Carl-Gustaf a Afganistán para realizar una evaluación operativa limitada que podría dar lugar, en función de sus resultados, a más adquisiciones. Esta adquisición, por un valor de 31,5 millones de dólares, la ha realizado el Ejército en una compra conjunta con el Mando de Operaciones Especiales. No obstante, desde finales de los años 80, unidades especiales del Ejército como los "Rangers" y Fuerzas Especiales, lo estaban utilizando, así como los SEAL de la Armada.