España, a la caza de un contrato de 5.640 millones en Corea

Dos cazas Eurofighter del Ejército del Aire español.


Pistoletazo de salida para un contrato clave para el futuro del caza europeo Eurofighter y para la industria aeronáutica española. El Gobierno de Corea del Sur abrió ayer el plazo para la presentación de ofertas para renovar su flota de aviones de combate. En juego, una inversión de 8,3 billones de wones (5.640 millones de euros).
El Ejecutivo de Seúl ha invitado al consorcio Eurofighter (formado por EADS, la británica BAE y la italiana Alenia), a Boeing (con su F-15) y Lockheed Martin (con su F-35) para que presenten sus propuestas antes del 18 de junio, informó Reuters.
En el caso del consorcio europeo, el papel de España es clave: la rama española de Cassidian (la filial de defensa de EADS) es la responsable de liderar la oferta a las autoridades coreanas. El jefe que coordina el equipo que ya trabaja en el proceso abierto por Corea es el español Mariano Barrena.
Desde Seúl no han querido confirmar el número de aviones de combate que tienen previsto comprar. No obstante, entre las empresas dan por hecho que rondará las 60 unidades.
Fuentes del sector no descartan que el Gobierno coreano opte, finalmente, por repartir el pedido entre dos fabricantes. El objetivo que se ha fijado Eurofighter es tratar de hacerse con un contrato de entre 30 y 40 unidades de su caza.
De hacerse con este pedido, uno de los centros que saldría beneficiado sería el de EADS en Getafe (Madrid). La planta madrileña tiene la responsabilidad de montar los 87 cazas contratados por España, cuya fabricación en serie comenzó en 2001. Además, en la factoría se fabrica el ala derecha de todos los Eurofighter.
La continuidad del proyecto industrial del caza europeo depende de este contrato en Corea y de otro en India, que sería por 126 aviones. En España, el programa da empleo a 22.000 personas, entre EADS, el fabricante de motores ITP, suministradores y empleos inducidos.