La Armada comprueba la operatividad de los Chinook en el BPE Juan Carlos I

Con anterioridad ya se había realizado pruebas con los cazas de despegue vertical AV-8B Harrier Plus y los helicópteros AB-212, SH-3D y Hughes 500.




El Buque de Proyección Estratégico (BPE) Juan Carlos I continúa su evaluación operativa general para comprobar que el funcionamiento de los equipos y sistemas del barco responden a lo reflejado en las especificaciones técnicas requeridas, unas verificaciones que están incluidas dentro de su plan de entrada en servicio.
En los últimos días se han concluido las pruebas con las unidades de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET), exactamente, con los helicópteros CH-47 Chinook, procedentes del Batallón de Helicópteros de Transporte (BHELTRA) V, desplegado en Colmenar Viejo (Madrid). Para ello se han realizado varios despegues y aterrizajes con una aeronave en cada uno de los cuatro puntos de toma con que cuenta el buque para aparatos de gran tamaño.
Con anterioridad, se habían efectuado en la base naval de Rota las pruebas de puerto, en las que se comprobó la capacidad del buque para su carga y transporte, así como su movimiento en cubierta de vuelo y hangares utilizando los medios de abordo. Todo ello, bajo la dirección del Centro de Evaluación para el Combate de la Armada.
Durante el pasado 2011, también se llevaron a cabo pruebas con los cazas de despegue vertical AV-8B Harrier Plus y los helicópteros Augusta Bell 212, Sikorsky SH-3 Sea King, y Hughes 500 de la Armada.
La cubierta de vuelo del BPE Juan Carlos I se ha diseñado para operar, lanzar, recibir y dar apoyo, tanto de día como de noche, a aviones y helicópteros, como los AB-212, SH-3D y AV-8B Harrier Plus. Está diseñado para transportar y operar hasta 30 aeronaves entre helicópteros medios y pesados en configuración de portaaeronaves anfibio, o bien entre 10 y 12 aviones AV-8B+, más un número similar de helicópteros medios, cuando está configurado como portaaviones.
Las misiones del Juan Carlos I son la de transporte, desembarco y apoyo en tierra a una fuerza de Infantería de Marina; la de proyección y empleo de fuerzas; la capacidad de operar como plataforma aeronaval y las operaciones no bélicas como las de ayuda humanitaria en catástrofes o la evacuación de personal civil en zonas de crisis.


Fuente: http://www.libertaddigital.com