La Fragata F-105 'Cristóbal Colón' de la Armada Española inicia en Ferrol la preparación para la fase de pruebas

La Fragata F-1056 'Cristóbal Colón' de la Armada Española, que se construye en los astilleros públicos de Navantia en Ferrol y Fene, ha iniciado la preparación para las pruebas de mar, que están previstas para marzo de este año, previas a la entrega final del buque programada para julio.
Según ha informado Navantia, el lunes 9 de enero, la 'Cristóbal Colón' realizó la maniobra de salida del dique número 2 del astillero, después de un período de varada para el acondicionamiento del casco, necesario para las pruebas de mar que se realizarán en marzo.
Durante este mes, se procederá además a completar las pruebas funcionales de integración de los sub-sistemas del Sistema de Combate, que se comprobará en mar en mayo.
La fragata española ya se encuentra en su fase final en los astilleros de Navantia. Su entrega a la Armada Española está prevista para julio de este año 2012. El buque se ha construido como continuación de la serie F-100, aunque se ha efectuado un nuevo diseño con aplicaciones de soluciones y tecnologías vigentes en el siglo XXI.
Como resultado, se ha construido uno de los "buques más avanzados a nivel mundial, capaz de hacer frente a los retos más exigentes ante las amenazas presentes y futuras", según explica Navantia a través de una nota de prensa.
La F-105 tiene una eslora de 133,2 metros, una capacidad de desplazamiento a plena carga de 6.041 T, una velocidad máxima de 28,5 nudos y una autonomía a velocidad de crucero de 4.500 millas. Su dotación será de 234 personas y dispone de 573 compartimentos. El caso tiene 2.450 toneladas de acero, y se han utilizado 315.000 metros de cable y 37.000 metros de tubería.
"MULTIPROPÓSITO"
La 'Cristóbal Colón' es una fragata "multipropósito" que puede tener "un excelente comportamiento en todo tipo de estados de mar"; capacitada para escolta oceánica de gran potencia, para actuar como buque de mando y control en un escenario de conflicto o integrado en una flota aliada para proporcionar cobertura a fuerzas expedicionarias; preparada para operar tanto en zonas costeras como en alta mar, y con una elevada capacidad antiaérea.
Con respecto a las cuatro anteriores fragatas de la serie F-100, se destacan mejoras como la del Sistema Aegis de Lockheed Martin en torno al Radar SPY-1D, la integración en este Sistema de los nuevos sensores y armas nacionales a través de una nueva versión del CDS desarrollada por Sistemas Faba de Navantia, o un empujador retráctil en proa para maniobras y emergencias.
La fragata F-105 ha sido, además, el modelo escogido por la Armada australiana para sus destructores AWD, que en la actualidad están en construcción.