Cancelado el programa de modernización de los "humvees"

Durante las discusiones del presupuesto de Defensa para el 2012, el subcomité de gastos del senado estadounidense propuso finalizar el programa del vehículo táctico ligero conjunto, JLTV, por su elevado coste y aconsejó que el Ejército modernizase la flota de "humvees" (denominación del vehículo polivante, de alta movilidad de ruedas, HMMWV, por sus siglas en inglés).




 Sin embargo, finalmente, el Ejército cancelará el programa de modernización de la flota de "humvees", unos 150.000 vehículos, y los fondos del programa los traspasará al programa del JLTV, que seguirá adelante. Ya en 2010, el Ejército había tratado de cancelar el programa de modernización del "humvee", pero entonces el congreso forzó al Ejército a mantenerlo. No obstante, el "humvee" juega aún un papel importante en las operaciones actuales, sino la columna vertebral de la flota de vehículos tácticos ligeros del Ejército.
Desde el Pentágono se decidió la finalización del programa MECV, Modernized Expanded Capability Vehicle, denominación oficial del programa de modernización del "humvee". Altos mandos del Ejército, entre ellos el Secretario del Ejército, John McHugh, y el jefe de Estado Mayor, general Ray Odierno, habían informado repetidamente de que el JLTV era el futuro de la flota de vehículos tácticos de ruedas del Ejército. Y asimismo habían decidido disminuir drásticamente el programa MECV, que, inicialmente, iba a modernizar de 50.000 a 100.000 "humvees" a sólo unos 6.000, que serán utilizados en operaciones de asalto aéreo, para permitir la continuación del programa JLTV.
Con la cancelación del programa MECV, el Ejército no tendrá un plan de contingencia para los vehículos tácticos de ruedas, si se produjesen retrasos en el programa del JLTV y un aumento de los costes en el programa JLTV. Para facilitar la aceptación por el congreso del programa JLTV, el Ejército y los "marines" llegaron a un acuerdo para las especificaciones conjuntas del vehículo y, en octubre, presentaron una nueva propuesta para el JLTV, que disminuía el coste por unidad hasta los 270.000 dólares (en lugar de los 350.000 iniciales) y abría el concurso para que participasen nuevas empresas y no sólo las tres que habían participado en la fase de demostración tecnológica (BAE-Navistar, Lockheed-Martin/BAE, y General Tactical Vehicles).


Modelo de JLTV de General Tactical Vehicles

Entre las razones del Ejército para cancelar el programa de modernización del "humvee", se encontraban las dudas de si la empresa fabricante del "humvee" original podría haberlos actualizado para que responder a sus necesidades, ya que los "humvees" actualizados probados no cumplían los requisitos exigidos, y tampoco sabía si las otras empresas competidoras en el programa podrían hacerlo. 
Por otro lado el precio del "humvee" actualizado era del orden de 200.000 dólares, con lo cual hacía menos lógico invertir en reconstruir la flota de "humvees" que en adquirir los nuevos JLTV que, además de sus mayores prestaciones, entre ellas blindaje y capacidad para los exigencias de suministro de potencia para los nuevos equipos electrónicos, durarían mucho más. 

El 26 de enero, el Ejército ha solicitado propuestas a las empresas para la fase de Desarrollo de Ingeniería y Fabricación (EMD) del JLTV. Una vez recibidas las propuestas, se convocará una junta de evaluación de las mismas y está previsto que, en el verano, se otorguen hasta tres contratos con la entrega de 22 vehículos por contrato. La estrategia de esta fase de EMD, de 27 meses, está dirigida a disminución de costes, redución de riesgos y la facilidad de suministro de los vehículos.


Fuente: http://www.revistatenea.es