El jefe del Pentágono advierte de los daños de un recorte drástico de fondos


El jefe del Pentágono, Leon Panetta, rogó hoy al Congreso que deje a un lado los recortes automáticos de presupuesto por unos 490.000 millones de dólares a lo largo de los próximos diez años y advirtió que causarán "graves daños" a la fuerza militar de Estados Unidos.
Panetta y el jefe del Estado Mayor Conjunto, general Martin Dempsey, concurrieron hoy a una interpelación ante el Comité de las Fuerzas Armadas del Senado, un día después de que el presidente Barack Obama enviara al Congreso su plan de presupuesto federal para el año fiscal 2013.
El plan incluye un corte de gastos del 0,9 % para el período que comienza el 1 de octubre y apunta a una reducción del 8,5 % en el gasto militar durante la próxima década.
El año pasado, en un acuerdo para que los republicanos aceptaran un incremento del techo de la deuda pública nacional, se previeron recortes automáticos en los gastos del Gobierno en el caso de que las negociaciones bipartidistas sobre el déficit fracasaran, como ocurrió.
En el área de Defensa, una de las más afectadas por la amenaza de recortes automáticos, la reducción sumaría casi 500.000 millones de dólares.
Panetta dijo a lo legisladores que esos cortes automáticos: "requieren que se encaren las reducciones con el hacha en la mano y eso traerá graves daños a nuestra defensa nacional".
Después de que demócratas y republicanos, en un comité especial, no se pusieran de acuerdo acerca de las reducciones de gastos e incrementos de impuestos más flexibles, los republicanos han propuesto iniciativas para eludir los recortes automáticos que ellos mismos negociaron en julio.
El senador John McCain, el republicano de más alto rango en el Comité, dijo hoy que Obama debería negociar con el Congreso para que no ocurran esos cortes automáticos, pero también afirmó que el plan de presupuesto ofrecido por el presidente: "llevará al vaciamiento de nuestra fuerza militar y una decadencia del poder militar de Estados Unidos".
El proyecto de presupuesto federal, presentado por Obama esta semana, suma 613.900 millones de dólares -incluidos 88.500 millones de dólares para las operaciones en Afganistán e Irak- es decir, 31.800 millones de dólares menos que los fondos autorizados por el Congreso para el período fiscal 2012 en curso.
Hoy Panetta bosquejó su alternativa a los recortes automáticos, la cual llevaría a reducciones de 259.000 millones de dólares hasta 2017.
Bajo estos planes, en los próximos cinco años el Pentágono bajaría en 94.000 millones de dólares su gasto en la compra de armamento, 69.000 millones de dólares en personal militar, 60.000 millones de dólares en operaciones y mantenimiento, 19.000 millones de dólares en construcciones militares, y 17.000 millones de dólares en investigación y desarrollo.
El ahorro mayor provendrá de la reducción en el número de tropas: los documentos de presupuesto del Pentágono muestran una disminución de 123.900 soldados en los contingentes militares hacia 2017.
Si se aplicara este plan, dentro de cinco años quedaría una fuerza militar de 2,15 millones de soldados lo cual representa, según Panetta, un ahorro de unos 50.000 millones de dólares.

Fuente: EFE