Londres reducirá contingente militar en Afganistán a finales de 2013


contingente británico de combate en Afganistán

El Reino Unido reducirá su contingente de combate en Afganistán a finales de 2013 de acuerdo con lo previsto por la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF), según informó hoy un portavoz oficial británico.

  Tal medida no supone una aceleración de la entrega del control de la seguridad a las fuerzas afganas, sino que responde a la estrategia acordada en una cumbre de la OTAN en Lisboa en 2010, afirmó un vocero de la oficina del primer ministro británico, David Cameron.

El bloque atlántico enfrenta contradicciones después de que Francia anunciara que adelantará a 2013 la retirada de sus tropas, tras la muerte de cuatro de sus efectivos a manos de un militar afgano.

De conformidad con lo pactado, las fuerzas de Kabul deberán asumir a finales del año próximo la responsabilidad de la seguridad en todo el territorio afgano, explicó el portavoz.

Este jueves, los ministros de Defensa de la OTAN discuten en Bruselas, entre otros asuntos estratégicos, la situación de las tropas de ocupación aliadas, presentes en Afganistán desde la invasión, liderada por Estados Unidos en 2001, en el marco de la llamada Guerra contra el Terrorismo.

En la actualidad, Londres mantiene unos nueve mil 500 soldados en suelo afgano, la mayoría de ellos en la sureña provincia de Helmand y tras más de una década de conflicto, prevé la retirada de 500 militares y tiene pronosticado abandonar la nación centroasiática a finales de 2014, de acuerdo con fuentes castrenses.

Hasta ahora, las bajas militares británicas suman 397 desde que iniciara el conflicto, lo que hace de los europeos la segunda fuerza más golpeada por las bajas, cifra sólo superada por las mil 890 muertes en el ejército de Estados Unidos.


Conforme a altos mandos de la OTAN, los efectivos de la ISAF se limitarán durante 2014 a una presencia de "apoyo" en operaciones de combate, si bien serán las fuerzas afganas las que deben hacerse cargo de un país destruido por la guerra.