Los ministros de Defensa aliados discuten desde hoy la transición en Afganistán y el sistema de defensa antimisil



Los ministros de Defensa de la OTAN discutirán este jueves y viernes el progreso en el proceso de transición pactado en Afganistán que debe estar completado a finales de 2014, cuando se espera que las fuerzas de seguridad afganas asuman el control de todo el país, y el tipo de apoyo, incluido entrenamiento, que seguirán prestando los diferentes aliados a Kabul más allá de esta fecha.

   La discusión de los aliados se centrará sobre todo en analizar cuál es el número "suficiente" de fuerzas afganas requerido para el Ejército y la Policía a partir de 2014 para garantizar que no se revierten los progresos sobre el terreno frente a los talibán y cómo garantizar su sostenibilidad económica ante la evidencia de que el Gobierno afgano no podrá costear sus propias fuerzas de cerca de 300.000 efectivos en la actualidad.

   El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ya ha dejado claro que no es responsabilidad exclusiva de la Alianza financiar a las tropas afganas más allá de 2014, algo que debe ser un esfuerzo colectivo de la comunidad internacional, tal y como se pactó en la última conferencia internacional de Bonn a finales del año pasado.

   Estados Unidos, que en la actualidad paga el grueso del coste de mantener a las fuerzas afganas, prevé destinar este año solo unos 11.600 millones de dólares, aunque fuentes de la Alianza reconocen que sostener las fuerzas "es menos costoso" que crear el cuerpo y recuerdan "los ahorros" que hará cada contingente según vayan replegando sus tropas.  

   A pesar de que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, reclamó un debate en el seno de la Alianza sobre la posibilidad de poner fin a las operaciones de combate de las tropas extranjeras en Afganistán a finales de 2013, tal y como ha anunciado París que hará, esta posibilidad no ha sido discutida en el seno de la OTAN y no está formalmente en la agenda de los ministros, según han confirmado fuentes diplomáticas aliadas. "Cada ministro de Defensa es libre de plantear cualquier tema", ha reconocido sin embargo la portavoz aliada, Oana Lungescu.

   "Estamos un poco decepcionados", han reconocido fuentes aliadas estadounidenses consultadas por Europa Press, mientras que otras fuentes diplomáticas han cuestionado que Francia haga este planteamiento de forma "pública" sin discutirlo antes en privado con los aliados.

   Estados Unidos mantendrá en todo caso "durante toda la transición" hasta finales de 2014 las operaciones de combate en el país asiático, han confirmado fuentes diplomáticas aliadas. Canadá y Países Bajos ya han puesto fin a las operaciones de combate o de apoyo al combate, según han confirmado distintas fuentes de la OTAN.

LA MAYORÍA, A FAVOR DE NO ALTERAR EL CALENDARIO

   Los jefes de Estado y de Gobierno aliados "perfilarán la próxima fase de la transición" en la cumbre de Chicago de mayo, según ha explicado Lungescu tras recordar que los países de la OTAN acordaron con Kabul completar la transición "a finales de 2014". "Este es el objetivo que mantenemos", ha recalcado. Las fuerzas afganas deben asumir el liderazgo de todas las operaciones de combate "a mediados de 2013", según han confirmado fuentes diplomáticas que aseguran que "la mayoría" de países considera que no hay necesidad de "alterar" el calendario de retirada.

   Los ministros también comenzarán a preparar el jueves el terreno de cara a la cumbre de Chicago para impulsar el concepto de "defensa inteligente" para colaborar en el desarrollo y mantenimiento de capacidades críticas para operaciones futuras en un contexto de recortes y el sistema de defensa antimisil, cuya capacidad operativa interina esperan declarar en la cumbre.

CAPACIDAD LIMITADA DEL ESCUDO ANTIMISIL

   El sistema de defensa antimisil comenzaría a funcionar de forma "muy limitada" con un centro de mando y control, un buque estadounidense dotado del sistema AEGIS con misiles interceptores y un radar que acogerá Turquía y se iría complementando de forma gradual con aportaciones de otros países, según han avanzado fuentes aliadas.

   España ha ofrecido la base de Rota en Cádiz para acoger a cuatro buques de guerra estadounidense equipados con el sistema AEGIS a partir de 2013, mientras que otros países como Francia ha ofrecido dos satélites y Países Bajos ha ofrecido actualizar sus sistemas en cuatro buques para poder interceptar misiles. Otros países como Rumanía y Polonia también acogerán misiles interceptores y una torre de radar del sistema.

   Los aliados tienen que acordar todavía la capacidad de mando y control del sistema, las normas de enfrentamiento y activación y el alcance de la autorización necesaria para su activación, cuestiones que están todavía en fase de estudio preliminar a nivel técnico, según han explicado fuentes diplomáticas.

   El comandante supremo aliado en Europa (SACEUR), almirante estadounidense James Stavridis, tendrá a priori el mando y control del sistema una vez el Consejo del Atlántico Norte, máximo órgano de decisión de la Alianza, determine dónde posicionar mejor las capacidades del sistema en cada caso, mientras que el centro de mando operativo estaría instalado en la base aliada de Rammstein (Alemania), según han avanzado fuentes aliadas.  

   El sistema, cuya puesta en marcha costaría unos 1.000 millones sin contar el mantenimiento de los medios que aportarán los países individuales, no alcanzará su capacidad operativa total hasta 2018 o 2020, según distintas fuentes aliadas.

   Los titulares de Defensa dedicarán la cena sobre todo a hablar del sistema de defensa antimisil y de la revisión de la postura de defensa y disuasión de la Alianza que los líderes acordaron impulsar en la última cumbre de Lisboa en noviembre de 2010 con el objetivo de garantizar un equilibrio entre los arsenales de armas nucleares, tácticas y convencionales.

PROYECTO DE DEFENSA INTELIGENTE

   Los ministros también discutirán la necesidad de colaborar de forma más estrecha conjuntamente para desarrollar capacidades críticas de reconocimiento, inteligencia y vigilancia, de reabastecimiento en vuelo o municiones inteligentes a partir de acuerdos multinacionales como forma de sortear los recortes en los presupuestos de defensa. Estos recortes tendrán "un impacto duradero" durante una década en las capacidades de defensa aliadas, según reconocen fuentes aliadas. Se espera que los primeros proyectos sean anunciados en la cumbre de Chicago.

   Según han avanzado fuentes aliadas, los expertos de la Alianza comenzaron a identificar el pasado verano qué tipo de proyectos podrían impulsar grupos de países específicos, incluidos en las áreas de control remoto de vehículos para evitar ataques con artefactos explosivos improvisados (IEDs), aviones de control marítimo o apoyo logístico para el despliegue de helicópteros y la observación por satélite de zonas de combate.

   No se trata solo de proyectos de adquisición de capacidades, sino también de entrenamiento y de cooperación logística para mantener equipos existentes. Se espera que los primeros 20 o 30 proyectos pequeños estén identificados ya el próximo verano.

   Los aliados retomarán el viernes las discusiones sobre Kosovo y Afganistán con sus homólogos de los países que contribuyen con medios a ambas misiones bajo mando de la OTAN.