Muere con 110 años el último militar superviviente de la Primera Guerra Mundial

Muere con 110 años el último militar superviviente de la Primera Guerra Mundial


La última persona que aún quedaba viva de las que sirvieron en cuerpos militares durante la Primera Guerra Mundial, la británica Florence Green, ha muerto a los 110 años, según ha confirmado la cadena de televisión pública BBC. Green se alistó en la Fuerza Aérea Femenina (WRAF) a los 17 años, el 13 de septiembre de 1918 -dos meses antes del armisticio-, y trabajó en las Fuerzas Armadas como camarera hasta el 18 de julio de 1919.

Nacida en Londres pero afincada en King's Lynn, en Norfolk, sirvió en las bases de Marham y Narborough. Su muerte marca un hito junto a la de Claude Choules, el último veterano de combate del que se tiene constancia y que falleció en mayo del año pasado en Australia. Tenía, al igual que Green, 110 años.

Green concedió en 2010 una entrevista a la BBC en la que dijo haber «aprendido muchas cosas» durante su etapa en la WRAF, de la que guardaba buen recuerdo. Este cuerpo, asentado inicialmente en suelo británico pero extendido también a Francia e Inglaterra, fue creado para liberar a los hombres de trabajos que no fuesen propiamente de combate, como conductores, mecánicos, cocineros o contables. Green dijo a la BBC que pudo conocer a muchas personas mientras servía desayunos, comidas o té.