Se intensifica la guerra contra el crimen en Centro América y con ello el uso de los vehículos improvisados de combate



Con “vehículos improvisados de combate” nos referimos a los pickups modificados para su uso en la lucha contra el crimen organizado. Los pickups han sido populares por muchísimos años como medios de patrulla policial en México y Centro América, pero su uso en ese menester llamaría la atención cuando se anunciaba en México que el Ejercito preferiría dichos medios sobre los Humvees para peleas urbanas, y por la decisión de los EEUU de suministrar 5000 Ford SROV/Ránger a las fuerzas de lucha en Afganistán.  Entre otras novedades similares, los Ránger de la Republica de Irlanda adoptaron el Ford F-350, y Ricardo Automotriz lo modificó muy al estilo del Landrover Defender del SAS, una manera relativamente barata, expedita, y costo-eficiente, de hacerse de un vehículo resistente de patrulla y de combate de largo alcance. 


No se trata solo de tomar un modelo comercial sino que deben realizarle adaptaciones necesarias en talleres para transformarlos en medios de combate (“Técnicos” en jargón somalí). El Grupo RMA, por ejemplo, modifica los Ford Ránger para la policía y al ejército en Afganistán, combinando las adaptaciones propuestas en computadora a la práctica.  Los modelos afganos se entregan en color verde oscuro, con dispositivos de calefacción, aumento de altura entre el fondo del vehículo y el suelo, una mejor suspensión para soportar cargas pesadas, mejores filtros, neumáticos no radiales a prueba de pinchazos y sin los vistosos rines, y otros.  El Grupo OVIK propone otro diseño modular en el vehículo Camaleón IV440.  Este básicamente transforma un modelo comercial Iveco Daily 4x4, modificado propiamente con un diseño de Jez Hérmer MBE.  La Dillon Aero ha diseñado un pedestal con un anillo que permite que una ametralladora, lanza granadas automático, fusil sin retroceso, o cañón ligero, rote los 360º para abrir fuego en todos lados; el pedestal puede complementarse con barras anti volqueo bien diseñadas y distribuidas para proteger la maquina y tripulación, y que permita colgar otro tipo de cosas, como podrían ser planchas protectoras.  La SVOS checa produce un modulo interesante aplicable a los Toyota Hilux o modelos estilo Ford SROV/Ránger.  Solo imaginémonos un Ford SROV afgano de cabina simple, ya modificado con sus llantas y pintura de bajo perfil, con una “caja” protectora y porta armas al estilo SVOS, y un sistema de radio de comunicación interna para el correcto control y control de la tripulación en tarea de patrulla y combate.  La idea es la de poner una “caja” bien diseñada de barras anti vuelco, módulos de carga, contenedores de munición y raciones, agua y combustible, y puntos de armas, así como un anillo o pedestal para el uso de aquellas de mayor calibre.  Todas estas modificaciones pueden hacerse sin problemas en México y Centro American usando medios comunes en sus mercados comerciales, abaratando aun más su logística y operación. 

Ya en El Salvador, se estudian algunas de estos ingenios, haciendo falta una flotilla de 200 medios para implementarla eficientemente. El mercado ofrece ideas y soluciones instantáneas, y aplicables tanto a pickups comerciales, propiamente modificados adicionalmente con otros implementos propios de vehículos tácticos militares como a los Cashuat semi blindados.  Al menos la policía ha modificado varios de sus pickups con asientos en la cama que permite a sus pasajeros cubrir los ángulos de fuego con sus armas.  En Guatemala se han modificado varios pickup Toyota con barras anti-volqueo, puntos de ametralladoras, asientos y otros.  Honduras ha hecho lo propio con los Ford F-350, colocando tres ametralladoras M60 para cubrir el arco frontal, y los laterales.  En México se les proporciona con una barra de protección parcial a todos los pickups, tanto militares como policiales.

Los vehículos de transporte, patrulla y enlace deben de complementarse con medios protegidos.  Hemos hecho eco en el pasado de las modificaciones hechas a los Humvee M1152 para convertirlos en medios de transportes de tropas.  Pero la verdad es que un pickup comercial, propiamente modificado, es aun más atractivo para este menester, dado su bajo costo de obtención, operación, fácil logística, y versatilidad.  Es sabido que hasta las Fuerzas Especiales estadounidenses prefieren ahora los pickups a los Humvees por su menor perfil en Afganistán.

 

Los equipos y materiales especiales y protegidos son necesarios debido al aumento en el poder de fuego de los criminales.  Por ejemplo, el secretario de Defensa de Honduras declararía que en decomisos de armas en San Pedro Sula se habrían localizado 38 lanza cohetes antitanques LAW M72, además de granadas, 618 cargadores de M16, 17 fusiles de AK 47, y 9 granadas de RPG.  Hay que recordar que armas antitanques confiscadas hace meses en México y Colombia ya habían sido trazadas al Curso Tesón, dentro del 2º Batallón de Infantería (Paracaidista).  Tanto El Salvador como Guatemala reportan armas de gran calibre en las manos criminales.  La presencia de estos implementos es de particular preocupación, pues podrían fácilmente poner fuera de combate a cualquier unidad móvil.  El cohete antitanque LAW, y el similar en concepto RPG-7, no es efectivo contra un blindado pesado, pero si de preocupación contra un vehículo protegido y letal contra un pickup de combate.  Se han detectado armas antitanques y lanzagranadas en manos criminales en todo el Triangulo Norte (Guatemala, Honduras, y El Salvador).