Crece el comercio mundial de armas


Avión de combate Rafale de las Fuerzas Armadas francesas. 

El comercio de armamento creció un 24% entre 2007 y 2011, debido sobre todo a la militarización emprendida por los países asiáticos, según un informe conocido este lunes del Instituto para la Investigación de la Paz de Estocolmo (Sipri por sus siglas inglesas).
Estados Unidos sigue siendo el mayor exportador mundial, seguido de Rusia, Alemania, Francia y Reino Unido.
India se ha convertido en el mayor importador de armas del mundo, seguido por Corea del Sur, Pakistán, China y Singapur.
Los expertos del instituto sueco explican que India ha rebasado a China como el mayor comprador, porque la industria bélica china ha crecido en los últimos cinco años.


Las armas compradas por Nueva Delhi representan el 10% del comercio mundial en el último lustro.
El informe da así una nueva señal de la carrera armamentista en Asia. Un estudio de este mismo mes de un centro de estudios londinense señalaba que el gasto militar asiático será en 2012 mayor que el europeo, superándolo por primera vez en la historia reciente.

Stephanie Blenckner, portavoz de Sipri, dijo que China está a punto de ubicarse entre los cinco mayores vendedores de armas del mundo, sobre todo debido a sus ventas a Pakistán.
Pero sus motivos no son puramente financieros, precisa Blenckner al periodista de la BBC John McManus: "Parece que China está muy interesada en incrementar sus exportaciones y de esa forma convertirse en un importante jugador en la liga de los mayores vendedores, en la que está Estados Unidos".
Sin embargo, Blenckner precisa que la diferencia entre la cantidad de armas que venden EE.UU. y China es aún muy grande.

El informe también muestra que las ventas de armas a los países protagonistas de la "Primavera Árabe" no han cambiado sustancialmente en el último año.
A pesar de que EE.UU. revisó en 2011 sus políticas de comercio de armamento a la región, EE.UU. sigue siendo el mayor suministrador de Túnez y Egipto.
EE.UU. vendió 45 tanques a Egipto en el último año y ha prometido a las autoridades de El Cairo más de 100 adicionales.
Rusia, por su parte, suministró el año pasado la mayor parte de las armas sirias; entre otras, aviones de combate y un sistema de misiles.
Sipri explica que los debates sobre si es ético exportar armas a países inestables han tenido un impacto limitado.
La compra de armamento no está necesariamente ligada a la existenia de amenazas externas, según el centro de estudios sueco.
Algunos países se hacen con ellas simplemente para incrementar su prestigio internacional.
Pero la capacidad de pagar por ellas sigue siendo un factor importante, como apunta el periodista de la BBC, que destaca del informe que las importaciones de Grecia han caído progresivamente a lo largo de la última década hasta el año pasado, cuando Atenas dejó de hacer encargos de armas.