El Ejército ruso actualizará sus Kalashnikov

Medvedev Con Una Versión Mejorada Del Fusil De Asalto Kalashnikov En Las Manos

El Gobierno ruso anunció este martes que pretende modernizar con un visor desmontable y una luz su arsenal de Kalashnikov, el fusil de asalto que se utilizó tradicionalmente en el bloque soviético y que ahora es utilizado por numerosos grupos paramilitares y de bandas criminales de todo el mundo.
   Parte del plan de modernización del Ejército ruso hasta 2020, que podría ascender a unos 20 billones de rublos (unos 500.000 millones de euros), será para la compra de nuevo armamento, submarinos y aviones, aunque también para dar una nueva apariencia a los Kalashnikov dotándolos de un visor desmontable y una luz, según explicó al Parlamento el viceprimer ministro, Dimitri Rogozin.
   "Estamos planeando una modernización profunda del rifle de asalto Kalashnikov", explicó Rogozin, encargado de la industria de Defensa. El pasado septiembre, el Ejército ruso anunció que no compraría más rifles de asalto AK-74, una versión mejorada del AK-47 diseñado en la década de 1940 por Mijail Kalashnikov.
   Ruslan Pujov, el director de CAST, un 'think tank' ruso, explicó a la agencia Reuters que "ante las peticiones de una mejor precisión y un alcance mayor, el Kalashnikov debe sustituirse por una nueva arma en un futuro cercano".
   Rogozin también anunció que los soldados rusos recibirán nuevas armas diferentes a las pistolas semiautomáticas Makarov, un arma que también data de la década de 1940.