El Spike come terreno al MILAN

El avance de la presencia del nuevo misil Spike-LR en las unidades es imparable y, poco a poco -la entrega se está haciendo escalonadamente-, va comiendo terreno al MILAN, que desaparecerá por completo: «Al principio cohabitarán durante unos seis meses para evitar que las unidades pierdan sus capacidades contra carro», explica el jefe del Programa Spike, coronel Bernal.

Disparo del misil Spike en el CENAD de San Gregorio (Foto:DISAR)
Este programa, con una dotación económica de 324 millones de euros, proveerá al Ejército con un total de 236 puestos de tiro y 2.310 misiles Spike -cantidad corregida de la previsión inicial de 2.360 unidades, a causa del incremento experimentado por el IVA desde su firma hasta la actualidad-, que van destinados a las unidades de Defensa Contra Carro (DCC) de los batallones de Infantería y grupos de Caballería (más 24 lanzadores para Infantería de Marina): «El cumplimiento de los plazos de las dos entregas anuales (24 puestos de tiro y 240 misiles por entrega), por parte de la empresa, está siendo estricto», precisa el coronel Bernal. Se ha recepcionado algo más de la mitad del total del programa y las entregas concluirán en mayo de 2014.

A lo largo de 2012, las unidades que recibirán nuevos puestos de tiro y misiles en dotación serán las Brigadas de Infantería Ligera "Alfonso XIII" II de la Legión, "Galicia" VII, Mecanizada "Guzmán el Bueno" X, Acorazada "Guadarrama" XII, la Jefatura de Tropas de Montaña y, por último, la Brigada de Caballería "Castillejos" II. Los primeros llegaron, en abril de 2010, a las Comandancias Generales de Ceuta y Melilla.

Por otra parte, todo el apoyo logístico que requiere el nuevo misil (equipos de mantenimiento de 2º, 3º y 4º escalón, herramientas, equipos de pruebas y simuladores de adiestramiento) ya ha sido recepcionado, distribuido e instalado en las unidades de destino.

El misil en el aire tras ser disparado (Foto:DISAR)
Dos equipos de pruebas ya están operativos en los polvorines del Centro de Adiestramiento "San Gregorio" (Zaragoza), de "Cerro Negro" (Toledo) y, más adelante, habrá un tercero en el polvorín de "El Vacar" (Córdoba). Estos equipos realizarán la diagnosis de los misiles, así como las pruebas que deben pasar obligatoriamente a los diez años de su almacenamiento.

En cuanto a los simuladores, según el coronel Bernal, «esta es una parte muy importante del programa, porque el Spike es un misil muy complejo y este tipo de adiestramiento resulta realmente eficaz y más económico». Por eso, el Ejército ha adquirido tres tipos de simuladores distintos para entrenar a los operadores del sistema: uno mecánico (MT), que sirve para practicar la manipulación del misil; otro de campo (ODT), que permite el entrenamiento de todas las acciones, excepto el disparo, en condiciones reales; y otro de sala (IDT), el más complejo, que permite adiestrarse en todas las etapas del lanzamiento, mediante imágenes en modo diurno e IR, en diferentes escenarios.

Embalaje del misil (Foto:DISAR)
Además, España se ha integrado en dos estructuras internacionales: el Club de Usuarios de Spike y el Proyecto Spike de la Asociación de Sistemas de Armas de NAMSA (Agencia de Mantenimiento y Abastecimiento de la OTAN).

El primero es un foro de debate e intercambio de información y experiencias de los países usuarios, que se reúne anualmente. Este año le corresponde a nuestro país la organización de la cita: se celebrará en Granada, del 11 al 14 de junio.

El segundo, al que pertenecemos desde enero de este año, permite a España beneficiarse de los medios de la Agencia para el mantenimiento y la adquisición de equipos, piezas de repuesto, etc.

En definitiva, el Programa Spike no solo ha puesto a nuestro Ejército al nivel de otros ejércitos aliados, desde un punto de vista tecnológico, sino que ha posibilitado que España cuente ahora con una industria preparada para la producción de este tipo de misiles, sus puestos de tiro y piezas de repuesto (la tecnología es israelí y pertenece a la empresa Rafael, pero la manufactura es española -General Dynamics Santa Bárbara Sistemas y Tecnobit-). Una aportación al tejido industrial nacional que, en tiempos de crisis, no es nada desdeñable.