Nuevo biocombustible para la Armada estadounidense


La División de Armamento del Centro de Guerra Aeronaval  (NAWCWD) en China Lake, California, de la Armada ha anunciado un contrato con la empresa Albemarle Corp. para completar una primera fase de producción de biocombustible para aviones basado en el biobutanol desarrollado por Cobalt Technologies. 

El biobutanol es un sustituto de la gasolina, menos contaminante, competitivo en precio, producido localmente a partir de biomasas no alimenticias o biomasas tradicionales, compatible con el actual sistema de distribución de gasolina y que puede ser utilizado en concentraciones superiores al 15% en motores de gasolina sin modificar. El biobutanol puede emplearse para usos químicos y como combustible.

Un equipo científico conjunto de Cobalt Technologies y del NWCWD se centró en ampliar y optimizar la química de deshidratación para convertir el biobutanol en 1-buteno y luego, mediante un proceso de oligomerización, transformar el biobuteno en combustible para aviones, empleando la tecnología desarrollada en el NWCWD. Para su fabricación industrial, se buscó una empresa capaz de fabricar grandes volúmenes, seleccionando Albermarle.

El contrato, financiado por NWCWD, comenzó en febrero y cuando finalice la producción, el combustible será probado por la División de Aviación del Centro de Guerra Aeronaval (NWCAD) dentro del proceso de certificación militar de los biocombustibles por el  Departamento de Defensa. Y, una vez certificado, se fabricarán más series de biocombustible para continuar con vuelos de prueba.

Esta primera fase de producción en serie es el primer hito del acuerdo firmado entre Cobalt y el NWCWD en 2010 para desarrollar tecnologías para la transformación del bio n-butanol en combustibles para aviones y diesel de gran rendimiento. El acuerdo fue posible por la Ley Federal de transferencia de tecnología de 1986, que permite a empresas privadas tener acceso a laboratorios federales.

El desarrollo de fuentes sostenibles y rentables de combustible para uso militar tiene una elevada prioridad para la Armada estadounidense, cuyo objetivo es disminuir a la mitad el empleo de combustibles fósiles importados en 2020. Este verano, la Armada está planificando utilizar la compra de 450.000 galones de biofuel durante el ejercicio  marítimo "Rim of Pacific" (RIMPAC) como parte de la actuación de la "Gran Flota Verde" (Great Green Fleet), un grupo de ataque, compuesto por buques nucleares, buques híbridos eléctricos que serán propulsados mediante biocombustible y aviones volando con biocombustible. En 2015, la "Gran Flota Verde" desplegará al completo utilizando mezclas 50/50 de biocombustibles para los buques y los aviones.