Perú canceló permiso de visita a fragata de guerra británica


 

El Gobierno de Perú finalmente dio marcha atrás y canceló la visita de una fragata de guerra inglesa en "solidaridad" con el reclamo argentino de soberanía sobre las Islas Malvinas. La acción sucedió tras la repercusión por la nota de Ámbito Financiero que alertó de esta acción y repercutió en la prensa local y peruana, motivando llamados diplomáticos para suprimir la visita.

Así lo anunció el ministro de Relaciones Exteriores de Perú, Rafael Roncagliolo, quien precisó que la visita protocolar de la fragata de la Armada Real HMS Montrose a la Base Naval del Callao, prevista para el próximo jueves y por cuatro días, "quedó sin efecto".

Roncagliolo sostuvo que la decisión obedece a los "compromisos de solidaridad latinoamericana" asumidos en el marco de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) sobre los derechos de Argentina en la disputa de soberanía sobre las islas Malvinas, informó el portal de la agencia peruana de noticias Andina.

"Esta decisión ha sido adoptada en el espíritu de los compromisos de solidaridad latinoamericana asumidos en el marco de Unasur respecto de los legítimos derechos de la República Argentina en la disputa de soberanía sobre las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes", precisó en declaraciones a Andina.

La visita de la fragata británica esta semana a Perú fue aprobada por el Congreso del país y generó una serie de críticas tras conocerse de la medida a través de una nota de Ámbito Financiero (Se fisura Unasur: Perú se acerca al Reino Unido), que repercutió en la prensa local y peruana por considerarla contraria a la declaración de la Unasur respecto a este tema. 

Además, suma a la polémica que Perú no sólo fue un histórico aliado de la Argentina en la causa Malvinas, incluso brindando su apoyo durante la guerra, sino que además el Gobierno de Ollanta Humala fue uno de los que se solidarizó con la Casa Rosada en sus intenciones de soberanía a través de la Unasur.

En una resolución legislativa presentada al Congreso el 15 de febrero por el Ejecutivo, se pidió el ingreso de la embarcación como una "visita protocolar", lo que fue aprobado dos semanas después.

La fragata de guerra británica HMS Montrose tiene 183 tripulantes, está equipada con el sistema de lanzamiento vertical de misiles Sea Wolf, torpedos antisubmarinos, y un helicóptero Lynx y desde mediados de noviembre patrulla el Atlántico Sur entre las Malvinas, Sándwich y Georgias.

La tarea de este buque en la zona fue motivo de una declaración especial por parte de la UNASUR, en la cumbre de ese organismo realizada en octubre de 2011, mientras que este sábado el bloque regional volvió a reclamar a Londres que "reanude" las negociaciones con la Argentina en una declaración firmada por los cancilleres de los 12 países que se reunieron en Asunción.

"En conocimiento de la comunicación emitida por fuerzas militares británicas acerca del desplazamiento de la fragata HMS Montrose al Atlántico Sur por un período de seis meses", el organismo que integra Perú reiteró en octubre de 2011 "el rechazo a la presencia militar británica en las islas Malvinas, Georgias y Sándwich del Sur".

Además, el ingreso de la nave iba en contra del acuerdo alcanzado en diciembre pasado por los países del Mercosur durante la Cumbre de presidentes realizada en Montevideo, en la que decidieron prohibir el ingreso de buques con bandera de las islas Malvinas a puertos del bloque regional y a la que adhirieron luego Chile y Venezuela.

La llegada de la fragata El Callao, al oeste de Lima, se confirmó pocos días después de la gira del vicecanciller británico, Jeremy Browne, por Chile, Colombia y Perú: en el encuentro del funcionario con el presidente Humala, se refrendó el "Memorándum de entendimiento sobre cooperación industrial en materia de Defensa" suscripto a fines de septiembre entre ambos países.

Además, el mandatario peruano fue invitado a visitar Londres en abril, el mes de la conmemoración de los 30 años del conflicto de Malvinas, como parte del plan lanzado por el Reino Unido para fortalecer sus lazos con la región ante el conflicto con la Argentina.