Armas rusas en América Latina


Termina en Santiago de Chile la exposición internacional de técnica militar y aeroespacial FIDAE-2012, que tuvo lugar desde el 27 de marzo hasta el 1 de abril. El pabellón ruso fue uno de los más importantes e impresionantes. En él se presentaron más de cien modelos de producción militar.


La mayoría de estos modelos fueron presentados en la exposición como maquetas en funcionamiento, así como vídeos, folletos y carteles. Tal y como explicaron los representantes de Rosoboronexport, organizador de la parte rusa de la exposición, es demasiado caro llevar ejemplares reales al otro extremo del planeta. Además, los especialistas militares conocen bastante bien el armamento ruso. No en vano, es la décima ocasión que Rusia toma parte en FIDAE. La muestra ofrece ventajas, ya que es posible realizar exhibiciones especiales en un  polígono a los militares que se interesen seriamente en la adquisición de un producto. Los miembros de la fuerzas armadas pueden asistir junto con los representantes del gobierno. La muestra se puede realizar tanto en el país que manifestó el interés como en Rusia. Tal y como afirman los representantes rusos, este hecho no constituye ningún problema.
 
Serguéi Svéchnikov, dirigente de la delegación rusa en Santiago, declaró a los periodistas: “Nosotros valoramos el mercado latinoamericano como prioritario. Desde el momento de su creación, Rosoboronexport mantiene una política focalizada en el fortalecimiento de las posiciones de Rusia en la región. Durante los pasados años logramos establecer negociaciones sobre proyectos concretos prácticamente con todos los países del continente. Esto no significa que todos vayan a materializarse, pero para nosotros es fundamental que se intensifique el diálogo. Vemos un creciente interés en nuestras propuestas”.

De las palabras a los hechos

Esta declaración sobre el diálogo permanente no se queda en meras palabras, sino que trata de hechos concretos. Durante los días en que en Chile transcurría FIDAE, en Brasil se probaba el automóvil blindado “Tigr” que se produce en la fábrica de construcción de maquinarias de Arzamask, cerca de Nizhni Nóvgorod. Las autoridades brasileñas consideran la compra de este vehículo, en el que puede colocarse un motor fabricado por empresas locales, para patrullar las montañosas regiones suburbanas, que es donde se registra el nivel más elevado de criminalidad. Esto es especialmente importante para los brasileños ya que en el futuro inmediato se van a realizar en Río de Janeiro dos grandes eventos: el campeonato mundial de fútbol 2014 y las Olimpiadas de 2016. Esta máquina les será muy útil. En Rusia los “Tigr” son parte del armamento del Servicio Federal de Seguridad (FSB) y las tropas del Ministerio del Interior.

Además de los “Tigr”, como declaró a los periodistas Alexánder Fomin, vicedirector del Servicio Federal de Cooperación Técnico-militar, Brasil se plantea la compra del caza multitarea Su-35. Este avión se distingue de los cazas de quinta generación sólo porque no dispone de la “invisibilidad” de los norteamericanos F-22 y F-35 y del ruso PAK FA T-50. El el resto de características es igual que los cazas citados. El avión ya participó de la licitación brasileña para suministrar a este país máquinas semejantes. Pero hasta ahora no está claro qué eligió el gobierno brasileño o incluso si eligió algo.

“No disponemos de información oficial sobre la culminación de esta licitación, de la misma forma que no sabemos si se cerró, si continúa y quién resultó su ganador”, dijo Fomin, durante su visita a Santiago de Chile. Por ahora no hay información exacta. Si existe una continuación en forma de una nueva licitación, o si la original se reanuda, nosotros estamos dispuestos a cooperar con el socio brasileño”. Entre tanto, según información de Interfax, en Brasilia no excluyen la posibilidad de una ulterior participación del Su-35 en la licitación. Otra información indica que se mantiene un diálogo en otro nivel con Moscú: “estamos dispuestos a comprar sus cazas pero a condición de que nos compren nuestros aviones de pasajeros”.

Mientras tanto, si todavía no hay nada definitivo en cuanto a los cazas, es sabido que el holding ruso fabricante de helicópteros Vertolioti Rossii, que forma parte de la Corporación Industrial Unificada Oboronprom, entregó un helicóptero multifunción con un esquema coaxial de hélices portantes Ka-32A11VC a la compañía Helipark Taxi Aéreo, operadora brasileña de técnica de helicópteros. Se supone que este aparato, así como otros dos Mi-171 A1 suministrados en noviembre de 2010, se utilizarán en las obras de infraestructura en el país, lo que significa en obras del campeonato mundial de fútbol y los Juegos Olímpicos. El objetivo es patrullar los cielos brasileños.
 
Aunque tanto Brasil como Chile ocupan un lugar especial en los planes de los exportadores rusos de técnica de combate y multifuncional, hay otros países del continente latinoamericano que experimentan una especie de expansión militar-comercial rusa, por ejemplo Argentina y Perú.

Los casos de Argentina y Perú

En la misma exposición en Santiago, Serguéi Goreslavski, dirigente de la delegación unificada de la Corporación Estatal Rostejnologuii, comunicó a los periodistas que Moscú asignará a Buenos Aires un crédito para la adquisición de una partida complementaria de helicópteros Mi-171E.

“El Ministerio de Defensa de la Argentina –señaló el funcionario- quisiera tener a su disposición cinco helicópteros Mi-171E. Estas intenciones están estipuladas en un memorando conjunto, según el cual se convino dividir la adquisición de helicópteros en dos partes: la parte argentina pagó con sus propios recursos la primera partida de dos máquinas y los helicópteros fueron suministrados en diciembre de 2011”. La segunda partida, los tres Mi-171E restantes, será entregada a la Argentina en el marco del siguiente contrato y en condiciones de crédito. Además, los recursos para el mismo, conforme al acuerdo conjunto, serán asignados por la parte rusa.


Rusia tiene también planes de ayudar a Perú en la renovación de su parque de tanques. El tanque básico T-55, que conformó la base de las fuerzas terrestres peruanas y se fabricaba en la década de los años 60 del siglo pasado, hace tiempo que no responde a los requerimientos que presenta el combate moderno. De hecho, los vecinos de Lima ya tienen tanques que superan al T-55 tanto en la defensa de la tripulación como en el poder de combate, sirva de ejemplo el alemán Leopard 2A 4 de las fuerzas armadas chilenas. Para conservar el balance, en 2009 el ejército del Perú creó un grupo técnico operativo para la adquisición de tanques (GTO), bajo la presidencia del general de brigada Jorge Vega Yáñez.

El 29 de abril de ese mismo año, como informa el peruano “La República”, el GTO emitió un voluminoso informe considerando que, tras una serie de evaluaciones, el ruso T-90C, el ucraniano “Oplot” y el alemán Leopard 2A 6 satisfacen los requerimientos técnicos del ejército. La gran superioridad del T-90C en comparación con sus competidores, según consideran los especialistas, reside en que el ejército tiene una experiencia de más de cuarenta años en el trabajo con máquinas fabricadas en Rusia. Además de eso, el tanque ruso es más maniobrable y, lo que es importante, es muy económico en su explotación y de mantenimiento más fácil. Es decir, muchas operaciones para su reparación pueden ser realizadas no sólo en condiciones de fábrica sino en campaña. Entre las que se encuentra cambiar el motor, si es necesario. El T-90C necesitará entre cuatro y cinco horas para ello. Mientras que el alemán Leopard 2A 6  debe ser cargado en un remolque y conducido a la fábrica. Además, la parte rusa propone a Lima una considerable rebaja del precio por cada máquina y la entrega de la tecnología de su producción, si Perú suscribe un programa offset de ulteriores adquisiciones de este tanque. El offset implica también el suministro de repuestos, el servicio técnico y la reparación de las máquinas de combate. Es más o menos similar al contrato culminado en 2011 para el suministro a Perú de helicópteros Mi-35P.


Según datos de “Rosoboronexport”, el grupo operativo para la adquisición de tanques (GTO) ha concluido que: “el T-90C es uno de los mejores modos de equipamiento del ejército porque posee la capacidad de operar en todas las regiones del Perú”. Pero la decisión final no la toma el ejército sino el gobierno del país.

En Moscú confían en que Lima, como alguna vez lo hicieron Caracas y Nueva Delhi, elegirán precisamente esta máquina de combate. Por ejemplo la India, que compró 350 tanques T-90C, se apresta a adquirir otros 1.500. Este ejemplo es extremadamente contagioso.