Dos militares muertos al estrellarse un avión de instrucción


Un pequeño avión a reacción C-101 de instrucción militar se ha estrellado sobre las diez y media de la mañana junto al kilómetro dos de la M-121, en un descampado del municipio madrileño de Alcalá de Henares. La Delegación del Gobierno en Madrid ha confirmado que sus dos ocupantes, un instructor de vuelo con grado de capitán y un alumno alférez, han fallecido en el siniestro, cuyas causas se investigan. Fuentes militares precisan que el avión no llevaba armamento, pertenece a la base de San Javier (Murcia) y sobrevolaba la comunidad durante una práctica. De momento, no se ha informado de las identidades ni edades de las víctimas mortales, cuyos cuerpos están calcinados.

El accidente no ha provocado víctimas entre la población ni daños a propiedades, informa Miguel González. Las primeras investigaciones revelan que los militares, según las mismas fuentes, han intentado eyectarse del aparato, es decir, saltar en paracaídas, pero no les ha dado tiempo a realizar la maniobra y parte del paracaídas se ha quedado en el aparato. Los cuerpos están dentro del avión.


Francisco García Jover, jefe de guardia del servicio de urgencias médicas de la Comunidad de Madrid (Summa), ha explicado que la alerta se ha recibido a las 10.45, hora a la que se ha activado el dispositivo de emergencias. La primera en llegar ha sido una UVI móvil de Alcalá, que se ha encontrado con "restos humanos mezclados con restos mecánicos". No había "estructuras óseas ni corporales reconocibles" y estaban "calcinados", al igual que el terreno donde se encuentra el aparato.


Por su parte, el inspector del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid, Juan Carlos Pérez Tudela, ha informado de que han recibido el aviso "de la caída de una pequeña aeronave militar cuando estaba regresando a la base". "Hemos acordonado y asegurado la zona, no se ha producido un incendio general sino incendios muy pequeños y diseminados. La nave ha quedado esparcida en un radio de unos mil metros". "Sabemos que era una nave C-101 sin armamento y que el impacto ha sido el que ha causado la explosión y el incendio".

El aparato no llevaba armamento y ninguna otra persona ha resultado herida. Tampoco han resultado afectadas ni propiedades ni viviendas. Hay restos del fuselaje del aparato esparcidos por la zona, por lo que las fuerzas de seguridad y de emergencias rastrean a esta zona un amplio perímetro, que está acordonado.

Una mujer que salía a esa hora de la cárcel de Alcalá-Meco, que se encuentra cerca del lugar del siniestro, ha visto cómo el avión iba "tambaleándose". "Venía haciendo un ruido muy raro, iba balanceándose de un lado a otro y nos hemos quedado mirando y lo hemos visto estrellarse", ha declarado. Según su testimonio, no se ha producido un incendio pero la explosión ha sido fortísima, "a lo bestia".

Otro testigo, un abogado de nombre Domingo, iba a ver a un cliente a la prisión. Se ha bajado del autobús y ha oído el ruido del aparato, que luego ha visto pasar rasante por encima del vehículo. "He pensado qué bajo vuela este avión y en ese momento ha pasado por detrás de unos árboles, he oído un estampido y al poco unas llamas", ha narrado a este diario el letrado, que ha precisado que eran las 10.40. En ese momento ha llamado al 112 y no se ha acercado "porque todavía había fuego".

“He visto un enorme amasijo de hierros desde la carretera”, ha declarado Jorge Lloreda, que trabaja en el parque científico tecnológico Tecno Real, cercano a la zona donde se ha estrellado el avión.

El Cuerpo Nacional de Policía se está haciendo cargo de las investigaciones, según informan fuentes de la Guardia civil. A la zona, en la que hay un fuerte despliegue policial y militar, se dirige un juez togado militar para el levantamiento de los cuerpos. Efectivos de la Guardia Civil y de Emergencias Comunidad de Madrid 112 se han desplegado también en el lugar, en el noreste de la región y a unos 31 kilómetros de la capital, para comprobar el alcance del accidente y recuperar los cadáveres. En un principio, se había informado de que el siniestro se había producido en Meco y que era un helicóptero y luego, un caza.