Helicópteros drones norteamericanos contra barcos piratas



La Oficina de Investigación Naval (ONR) de Estados Unidos está desarrollando un programa cuyo objetivo es el empleo de helicópteros no tripulados y dotados de armamento para, además de detectar, destruir barcos piratas. El proyecto parte del  MQ-8 Fire Scout , de Northrop Grumman, un helicóptero no tripulado utilizado por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. La primera versión RQ-8A se basó en el Schweizer 330, mientras que el MQ-8B se deriva de la versión  Schweizer 333. El RQ-8A Fire Scout es un derivado del helicóptero Schweizer, impulsado con una turbina, con nuevos fuselaje, sistema de combustible, sensores electrónicos (Unidad electro-óptica, equipada con cámaras de infrarrojos y láser, GPS y telemetría) y controles para UAV coordinados a través de un enlace de datos derivados del UAV Northrop Grumman RQ-4 Global Hawk.   Está dotado de cámaras de alta resolución y de un dispositivo de visión nocturna, cuenta asimismo con un radar láser de largo alcance.

La ONR, que defiende la importancia de equipar a los helicópteros no tripulados con armas de combate, pretende facilitar el trabajo de los marineros norteamericanos que, a través de cámaras, han de rastrear hoy datos durante largas horas en busca de barcos piratas. Según las declaraciones difundidas en un comunicado de Ken Heeke, oficial de la Oficina de Investigación Naval, "el hombre pasa muchas horas analizando las imágenes de las cámaras, intentando identificar a un barco pirata. Nuestro programa de detección automática es muy eficaz y puede distinguir un barco pirata incluso en las aguas costeras, que suelen estar llenas por un gran número de buques. El drone va a enviar una imagen 3D del objetivo peligroso al operador que tomará la decisión final".

Concluidas con éxito las primeras pruebas, los nuevos ensayos se llevarán a cabo en el polígono de pruebas marítimas en la costa de California.