Crónica de la campaña de entrenamiento de combate aéreo disimilar




Entre el 13 y el 27 del mes de abril ha tenido lugar en la Base Aérea de Gando, en las Islas Canarias, la campaña de entrenamiento de combate aéreo disimilar (DACT de sus siglas en inglés) 2012. Las DACT están dirigidas y coordinadas por el Mando Aéreo de Combate (MACOM), y se enmarcan dentro del plan de instrucción avanzado para las tripulaciones de caza del Ejército del Aire.


La campaña está dividida en dos fases, una fase teórica, que tiene lugar durante el fin de semana, y una fase de vuelo, que se desarrolla durante los cinco días restantes. La fase teórica incluye seminarios sobre tácticas y armamento aire-aire, inteligencia, seguridad en vuelo y comunicaciones. Por otro lado, la fase de vuelo se caracteriza por una gran intensidad de operaciones, teniendo lugar dos periodos de vuelo al día que incluyen más de 24 salidas cada uno.


La campaña tiene un desarrollo progresivo, aumentando el número de aviones participantes y la dificultad en cada una de las misiones conforme avanza la semana y aunque el combate aéreo disimilar (entre modelos de aviones diferentes) es muy importante, el entrenamiento va mucho más allá del mero enfrentamiento aéreo entre cazas, e incluye la simulación de complejos escenarios similares a los que podrían encontrarse nuestros pilotos de caza, añadiendo estrictas reglas de enfrentamiento, zonas de exclusión aérea, presencia de aeronaves lentas, y otro tipo de limitaciones.

En definitiva, el objetivo es preparar a los líderes de misión a enfrentarse a situaciones complejas que requieran la toma de decisiones rápidas y acertadas en un ambiente tanto hostil como imprevisible. La segunda semana de ejercicios tiene la misma estructura que la primera, pero con distintas tripulaciones, ya que se produce un relevo de éstas al final de la primera semana, para permitir que el mayor número posible de pilotos de caza puedan recibir el entrenamiento.


Participantes


Este año las unidades participantes del Ejército del Aire han sido las Alas 12 y 15 con F-18, el Ala 11 con Eurofighter Typhoon, y el Ala 46 con F/A-18. Además han tomado parte aviones de entrenamiento C-101 Aviojet, cisternas B-707 del 47 Grupo y C-130 del Ala 31, transportes C-295 del Ala 35 y helicópteros Superpuma y aviones de patrulla marítima F-27 pertenecientes al 802 Escuadrón del SAR. Las misiones fueron coordinadas y recibieron en todo momento el apoyo del Grupo de Alerta y Control. Además de las unidades del Ejército del Aire, la 9ª Escuadrilla de la Armada desplegó varios cazas AV-8B+ Harrier II y la fuerza aérea francesa envió cazas Mirage 2000C. Durante la primera semana de la campaña, también participó un avión de alerta temprana E-3 Sentry de la OTAN.

La participación de todas estas unidades ha permitido mejorar la interoperatividad entre todas ellas, ver como funcionan los diferentes sistemas de armas y desarrollar tácticas y estrategias que permitan utilizarlos de manera conjunta explotando las ventajas de cada uno de ellos. La presencia de unidades aliadas permite, además de mejorar la interoperatividad entre los diferentes sistemas de armas y unidades, el entrenamiento simulando complejas misiones multinacionales.


Destacar el papel que e Ala 46 ha desempañado durante la campaña, ya que al ser la unidad anfitriona, además de participar con sus tripulaciones y cazas, también ha sido la encargada de apoyar a las unidades desplegadas, proporcionando todo lo necesario para que los ejercicios se desarrollasen de manera satisfactoria.

Difusión de la actividad aérea

El Ejército del Aire ha llevado a cabo un gran esfuerzo para dar a conocer este ejercicio, traduciéndose en la celebración de una jornada de spotters (fotógrafos de aviación) y de una jornada de prensa. Ambas jornadas fueron un éxito, participando en la jornada de spotters más de 60 fotógrafos nacionales y extranjeros, muchos de ellos colaboradores de las principales revistas de aviación especializadas, tanto españolas como europeas. Por otro lado, la jornada de prensa estuvo orientada a los medios de comunicación locales y nacionales, que se encargaron de darle una adecuada visibilidad a los ejercicios, dando a conocer la importancia que tienen tanto para el Ejército del Aire como para la sociedad española.



Conclusión

La campaña DACT 2012 ha estado caracterizada por largas e intensas jornadas de trabajo donde se ha exprimido al máximo el entrenamiento para extraer la mayor cantidad posible de lecciones, que permitan mejorar las capacidades de nuestros pilotos de caza, algo que sin duda les hará estar mucho mejor preparados para cualquier situación que tengan que hacer frente en el futuro.

Por otro lado, las tasas de operatividad durante las dos semanas han sido superiores al 90%, lo que da una idea del magnífico trabajo desarrollado por el personal de mantenimiento.

Como conclusión, destacar que se han cumplido todos los objetivos que habían fijado el MACOM y las diferentes unidades y que el nivel alcanzado durante los ejercicios ha sido excelente.

Texto: Ministerio de Defensa