Cuatro cazas en Londres para asegurar los Juegos

Cuatro cazas en Londres para asegurar los Juegos


Cuatro aviones caza de la Real Fuerza Aérea británica (RAF) llegaron hoy a la base de Northolt, al noroeste de Londres, para comprobar durante los próximos ocho días la seguridad de los Juegos Olímpicos de este verano.

Esta es la primera vez desde la Segunda Guerra Mundial que esos cazas Typhoon, que pueden alcanzar los 2.200 kilómetros por hora, están emplazados en esa base, según informó hoy la cadena británica BBC.

La RAF llevará a cabo ocho días de pruebas, desde el 2 hasta el 10 de mayo, en una operación denominada "Exercise Olympic Guardian", con vistas a garantizar la seguridad en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, que se celebrarán desde el próximo 27 de julio hasta el 12 de agosto. El ministro de Defensa del Reino Unido, el conservador Phillip Hammond, explicó que "pese a no existir una amenaza específica durante la Olimpiada, hay que estar preparados para ofrecer unos Juegos seguros para el disfrute de todos".

El vicemariscal de la fuerza aérea británica, Suart Atha, comandante para la seguridad aérea durante Londres 2012, aseguró que espera que la realización de estos test "pueda tener un efecto en cualquier atacante potencial" y que "le disuada de realizar uno sobre Londres durante los Juegos".

La Royal Air Force (RAF) avisó a la población del sudeste de Inglaterra de que durante los próximos ocho días podrían experimentar un incremento en el tráfico aéreo, especialmente el fin de semana del 5 y 6 de mayo.

Además de los cuatro aviones caza, en la operación "Exercise Olympic Guardian" también se emplearán helicópteros Puma, los buques de Su Alteza Real Ocean y Bulwark o aviones de reacción, todos emplazados en las diferentes bases de la RAF en las proximidades de la capital británica.

Sin embargo, la magnitud de la operación ha llevado a diferentes organizaciones a protestar contra esta prueba. El grupo de presión Stop the War Coalition ha criticado duramente la maniobra y la tilda de "inaceptable" y cree que "creará un miedo innecesario en los ciudadanos de Londres".

La coordinadora del grupo, Lindsey German, aseguró que los ocho días de pruebas harán que los londinenses puedan llegar a pensar que su ciudad "es un objetivo para un ataque terrorista este verano".

"Si el Parque Olímpico necesita seguridad, esta se debería hacer en esa zona y no sobre la gente que vive en el sur y en el este de Londres y que no tiene ninguna relación con los Juegos", concluyó German.

Los cuatro cazas británicos presentes en "Exercise Olympic Guardian" estuvieron emplazados en Libia el pasado año en la operación de la OTAN para derrocar al dictador Muammar el Gadafi.