El negocio de las empresas con Defensa

El negocio de las empresas con Defensa


Más allá de los grandes contratos de Defensa, relacionados con los programas de armamento más significativos (el avión de transporte militar A-400M, el caza Eurofighter, los tanques Leopard, por ejemplo) y que en muchos casos tienen carácter plurianual, el ministerio y los órganos dependientes de contratación mantienen una actividad intensa que mueve cientos de millones de euros.
Una actividad que, como consecuencia de la crisis y de las reducciones presupuestarias, ha cambiado su perfil de forma sustancial en los últimos años. Así, de los 887,22 millones de euros que se repartieron las 20 empresas con mayor número de contratos en 2008 (ejercicio que marcó un máximo presupuestario para Defensa) se ha pasado a solo 269,31 millones por parte de 18 compañías el año pasado.
Estas empresas concentran el 21,8% de los contratos (frente al 17,3% de 2008) y el 29% del volumen contratado (frente al 42,3% de 2008).
Menores ingresos
"El número de contratos se ha concentrado de forma sustancial en un reducido número de empresas, tal y como ha ocurrido en relación con la estructura de la industria española de la defensa, pero las empresas obtienen unos menores ingresos por los contratos", según recoge el informe La contratación en el ámbito de la Defensa, elaborado por IDS, editora de Infodefensa, y al que tuvo acceso CincoDías.
Según el estudio (hecho a partir del análisis de los contratos publicados en el BOE), hace cuatro años se adjudicaron 2.291 contratos por un valor conjunto de 2.094 millones de euros. El año pasado el número de encargos se redujo a 956 por una cuantía conjunta de 886,5 millones.
Con la crisis se han multiplicado por dos el número de contratos de entre 10.000 y 50.000 euros, mientras que los de más de 250.000 euros han reducido su peso en el conjunto de la contratación en tres puntos porcentuales, hasta suponer el 32% del total.
¿Cuál es el perfil de las empresas que más contratos están captando ahora del Ministerio de Defensa y sus organismos? La lista de las compañías más beneficiadas en 2011 da muestra, también, de un cambio en el perfil de las sociedades. De grandes fabricantes de plataformas y empresas con gran peso tecnológico (tipo Amper, Iveco, Eurocopter o Santa Bárbara) se ha pasado a firmas de menor tamaño y más vinculadas a servicios para el funcionamiento ordinario de las Fuerzas Armadas que a suministros clave (armamento, munición, combustible).
Así, aunque a la cabeza del ranking siguen figurando dos compañías como Indra o EADS, abundan las relacionadas con servicios de seguridad o limpieza, con alimentación y restauración, con informática o con construcción. Algo lógico en un contexto de contención del gasto pero que puede tener consecuencias: la menor demanda de compras de gran contenido tecnológico puede reducir la generación de nuevas tecnologías por parte de la industria a medio plazo.

Una apuesta mayor por la industria nacional

La reorientación de prioridades en las contrataciones del Ministerio de Defensa desde el año 2008 al año 2011 ha supuesto, también, una mayor apuesta por las empresas españolas, según el informe elaborado por IDS.

Así, si antes de la crisis las empresas extranjeras se hacían con el 4,58% de los contratos de Defensa, el año pasado su peso ya se redujo a un 1,91%.

Sin embargo, la cuantía media de los contratos conseguidos por las compañías foráneas sigue siendo mayor: 1.452,7 millones de euros en el caso de empresas extracomunitarias frente a los 928,6 millones de euros de las españolas. Las razones son claras: España sigue recurriendo al exterior para la compra de bienes y servicios más sofisticados o con mayor peso tecnológico.

En el periodo estudiado también ha habido cambios en los procedimientos de adjudicación. Así, si en 2008 el 60% del volumen contratado se realizaba mediante procedimientos negociados sin publicidad, el año pasado ya tenían mucho más peso los procedimientos abiertos (48,3%) y los negociados con publicidad (29,4%). Sin embargo, aumentó de forma sustancial la contratación urgente, lo que indica un repunte de necesidades no previstas.

Entre 2008 y 2011, el presupuesto del Ministerio de Defensa se redujo un 15,75%. La partida que ha sufrido un mayor recorte ha sido la del capítulo 6, que es la que recoge las inversiones reales. En 2008, este apartado tenía reservados 2.038,2 millones de euros. Para este año 2012 la partida presupuestada es solo de 654 millones.