España exportó a países inmersos en la Primavera Árabe material militar por valor de 100 millones de euros


España vendió en 2011 material de Defensa por un valor de cerca de 100 millones de euros a países que, en un grado u otro, estaban inmersos en las revueltas de la Primavera Árabe, de los que casi 70 millones de euros corresponden a la compra por parte de Egipto de tres aviones de transporte, motores y repuestos de vehículos de transporte no blindados.

Los otros cerca de 30 millones de euros corresponden, en su mayoría, a compras efectuados Arabia Saudí (14 millones en repuestos para aviones de transporte y proyectiles iluminantes); Bahrein (6,3 millones en disparos destinados a aeronaves); Jordania (2,6 millones en repuestos para aviones de transporte); Marruecos (1,5 millones en repuestos de aviones), y Omán (3,3 millones en repuestos para aviones de transporte, disparos y repuestos para piezas de artillería y granadas). También hubo ventas, aunque menores, a Argelia (136.766 euros en repuestos para aviones de transporte); Qatar (382.791 euros en repuestos para carros de combate), y Emiratos Árabes Unidos (66.148 euros en bombas de aviación y carabinas). Para este último país, en 2011 se autorizaron seis licencias de ventas por un total de 761 millones de euros, la mayoría relativos a la compra de aviones.

Así se desprende del informe sobre las exportaciones de material de Defensa, otro material y productos de tecnología y de doble uso correspondiente al pasado año, que será explicado próximamente ante la Comisión de Defensa por el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz. El documento, que recoge todo el marco legislativo que garantiza un estricto control a las exportaciones de Defensa, recuerda que en 2011 se revocaron dos licencias de exportación a Libia, debido a la represión del régimen de Gadafi contra su población durante las revueltas de la denominada 'Primavera árabe'.

Especial control a países con revueltas.

Además, señala que se sometió a un proceso de "análisis y revisión" a todas las licencias de exportación de material de Defensa autorizadas desde 2006 a Túnez y Egipto, hasta donde también llegaron las protestas que derivaron en cambios de Gobierno. Este proceso se extendió después a "todas las licencias que tenían como destino cualquiera de los países en los que empezaron a tener lugar revueltas similares".

Mientras tanto, se decidió suspender las nuevas solicitudes de exportación de material de defensa y de otro material a los países de Oriente Próximo y del Norte de África que estuvieran inmersos en las revueltas de la Primavera Árabe y, una vez se levantó esta prohibición en mayo, se sometió a estas solicitudes a un "escrutinio especial".

"Significativo aumento de las exportaciones".

El informe destaca el "significativo aumento" en las exportaciones de material de Defensa con respecto a 2010, un incremento del 115,5% respecto a ese año. En concreto, en 2011 hubo exportaciones por un valor de 2.431,2 millones de euros.

Más de la mitad de estas ventas - concretamente 1.354,8 millones de euros - corresponde a las ventas a tres países: Venezuela, que compró tres patrulleros oceánicos y un buque de vigilancia (566,5 millones); Australia, con tres aviones de reabastecimiento en vuelo y repuestos de avión (391,43 millones de euros), y Noruega, con la compra de una fragata (357,76 millones de euros).

Del total de las exportaciones, 1.068,76 millones de euros fueron a países de la Unión Europea y de la OTAN. Además de la venta a Noruega, destacan en este capítulo ventas a Reino Unido y Alemania, correspondientes a partes y piezas para el caza de combate Eurofighter y el avión de transporte militar A400M.

Al resto de países corresponden ventas por 1.362,45 millones de euros, el grueso relativo a las compras por Venezuela y Australia. Por importancia, destacan después las ventas de cinco aviones y repuestos a México (109,07 millones de euros) y Egipto, que compró tres aviones y repuestos. También destaca la compra por parte de Pakistán de simuladores de vuelo, sistemas de radar, reparación y modernización de motores de aeronaves y repuestos de aviones por un total de 12,9 millones de euros. El aumento de las exportaciones a este país es significativo respecto a 2010, cuando efectuó compras en repuestos de aviones de transporte por 400.000 euros.

Por lo que se refiere a las denegaciones, en 2011 se rechazó una licencia de exportación de 450 pistolas a Guatemala por "riesgo de desvío" y un acuerdo de exportación de 50 lotes de repuestos de motores de aviones militares a Zimbabue, debido a la existencia de un embargo de la UE.

China supera a Irán en material de doble uso.

En el capítulo de exportaciones de productos y tecnologías de doble uso, China ha emergido como principal comprador, superando a Irán, que ha pasado de hacer compras por 39,22 millones en 2010 a 16,78 millones de euros en 2011. China hizo compras por 18,6 millones de euros en diferente material.

Las ventas a Irán, señala el informe, fueron analizadas "caso por caso" debido a los embargos de Naciones Unidas y la Unión Europea. Los envíos corresponden a tubos de acero inoxidable y válvulas, con repuestos, para las industrias del petróleo y del gas, petroquímica, producción de acero y plantas de generación de energía.

En este ámbito del doble uso hubo trece denegaciones: tres a China, tres a Georgia, tres a Pakistán, dos a Irán, una a Sudán y una a Lesotho.

Material antidisturbios a Perú y Venezuela.

Por lo que se refiere a la exportación de material antidisturbios, el informe recoge envíos a Perú - 600.832 euros en artificios lacrimógenos y de luz y sonido - y Venezuela - 145.823 euros en despieces de inertes para fabricar artificios pirotécnicos no letales y aerosoles de defensa con pulsador. En ambos casos, fueron a parar a las Fuerzas Armadas.

En este capítulo hubo sólo una denegación durante 2011: se impidió la exportación de una escopeta de caza a Guinea Ecuatorial, al no constar que el solicitante fuese el propietario del arma.