Los rebeldes sirios reciben armamento con la financiación de los países del Golfo y la ayuda de EEUU



Los rebeldes sirios han recibido en las últimas semanas más y mejor armamento, en un operativo financiado por los países del Golfo Pérsico y coordinado por Estados Unidos, según han informado al diario 'The Washington Post' fuentes estadounidenses, funcionarios extranjeros y opositores y activistas sirios.

Los rebeldes aseguran que el flujo de armas se ha incrementado significativamente después de que Qatar y Arabia Saudí, entre otros países, decidieran destinar millones de dólares a la compra de armas, principalmente, en el mercado negro de la región y a los militares sirios. "Han llegado varios envíos", ha dicho un opositor.

Otros miembros de la oposición han aseverado que están en contacto directo con funcionarios del Departamento de Estado de Estados Unidos para designar a los receptores del armamento y los lugares de almacenamiento.

Según estas fuentes, el material está siendo almacenado en Damasco, en Idleb, cerca de la frontera con Turquía, y en Zbadani, cerca de la frontera con Líbano.

Mulham al Drobi, miembro del Comité Ejecutivo de la rama de Hermanos Musulmanes en Siria, ha reconocido abiertamente que el grupo está enviando suministros a los rebeldes con el dinero procedente de las donaciones privadas y de países como Qatar y Arabia Saudí.

Fuentes del Gobierno de Estados Unidos han desmentido esta información, subrayando que el país no está proporcionando equipamiento letal a los rebeldes. Si bien, han reconocido que Washington está en contacto con los rebeldes para informar a los países del Golfo sobre su credibilidad y su organización.

"Estamos incrementando nuestra asistencia no letal a la oposición siria y seguimos coordinando nuestros esfuerzos con nuestros amigos y aliados en la región para que nuestras acciones conjuntas tengan un mayor impacto", ha dicho una fuente del Departamento de Estado.

Los contactos entre Estados Unidos y los rebeldes y el intercambio de información con los países del Golfo supondrían un cambio de postura de la Casa Blanca. No obstante, las fuentes han descartado una implicación militar en el conflicto.

Los países del Golfo han celebrado el acercamiento de Estados Unidos. Un funcionario ha dibujado la evolución de Washington desde el rechazado a cualquier acción que vaya más allá del ámbito político hasta el actual 'esto es lo que hay que hacer y es lo que estamos haciendo'.

"Mucha gente está esperando que Estados Unidos intensifique sus esfuerzos para socavar o enfrentar al régimen sirio. Queremos que se deshaga de (el presidente sirio, Bashar al) Assad", ha dicho la fuente.