Armada Bolivariana culminó operación Quigua


Fuerzas Armadas de Venezuela

Satisfactoria y exitosa. Así calificó el vicealmirante Víctor Araujo a la Operación Quigua 2012, en que ejerció sus funciones de comandante naval para el despliegue de 1.653 efectivos, quienes el sábado 16 finalizaron el período de campo con el uso de artillería naval y terrestre, así como el fuego de apoyo aéreo.

Desde el pasado martes 12, la Armada Bolivariana realizó la simulación de ejercicios antiaéreos, antisubmarinos y de superficie. El viernes entró en la fase de desembarque de vehículos anfibios (tanques) y de tropas en la Base Aeronaval Antonio Díaz, en la isla La Orchila, mientras que el sábado se les unió la Aviación para apoyar la acción en tierra, al igual que en 2011.

"Como todo evento, sin duda, tendrá el objetivo de evaluar para mejorar, pero nos deja la conciencia, la tranquilidad y el mensaje hacia el pueblo venezolano de que tenemos una Fuerza Armada, una Armada Bolivariana presta y dispuesta para atender las necesidades que en seguridad y defensa debamos tener", expresó el vicealmirante.

La movilización y empleo de buques (patrulleros guardacosta, de combate, fragatas misilísticas, transportes anfibios y los siete nuevos buques de fabricación española), tanques de guerra, vehículos tácticos como el Tiuna venezolano, aviones Sukhoi y F-16, cañones, explosivos y municiones implicó un alto nivel organización que garantizara la seguridad de los participantes.

Fuerzas Armadas de Venezuela

"Incrementamos nuestra preocupación por la minimización del riesgo operacional. En ese sentido, logramos ejecutar las actividades sin accidentes", informó el contralmirante Remigio Ceballos, quien coordinó la movilización terrestre como comandante de la 1º Brigada de Infantería Marina Anfibia.

Ceballos indicó que se lograron cumplir todos los objetivos trazados en la Operación Quigua, y con la presencia de la Aviación, se logró reafirmar la integración de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y la capacidad comunicativa para cumplir las misiones.

Alistar y adiestrar para la defensa

La operación le permite a la FANB evaluar sus capacidades reales y deficiencias, además contribuye al avance tecnológico del órgano militar. En el caso de la Armada, Quigua forma parte fundamental de sus tareas de alistamiento y adiestramiento para salvaguardar y defender los espacios marítimos, así como preservar el medio ambiente.

Para Araujo, la dupla alistamiento-adiestramiento es inseparable. El primero consiste en el mantenimiento, conservación y reparación de los sistemas operativos, mientras que con el segundo se ponen en uso dichos sistemas "para que ese binomio hombre-máquina pueda ser empleado eficientemente".

Fuerzas Armadas de Venezuela

De hecho, las prácticas en la Quigua 2011 sirvieron de insumos para el análisis y la fabricación de los aviones no tripulados que produce la empresa Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (Cavim). Estas aeronaves, de las cuales Venezuela cuenta con la segunda mejor en Suramérica, se usan para labores de reconocimiento pero también tienen usos civiles: con ellos se puede supervisar la producción petrolera, carreteras, diques, bosques, etc.

El vicealmirante manifestó su satisfacción y orgullo porque la FANB está cumpliendo con la misión técnica de mantener buques, sistemas de artillería y aviones: "más allá de las deficiencias que podamos tener, el tesón, la voluntad, el empeño, la iniciativa del venezolano, sobre todo del uniformado, ha hecho que tengamos la real posibilidad de poder tener medios operando en esta misión".

Se trata de una operación "ampliada" porque los efectivos participan en numerosas actividades de adiestramiento, como prácticas en polígonos, incursiones preparatorias en el mar e inmersiones submarinas.

Con la experiencia que le otorgan sus 29 años de servicio en maniobras de este tipo (más uno en su época de cadete), Araujo señaló que Quigua ha venido madurando en el tiempo y se ha ajustado a la doctrina de la FANB. Ésta se basa en un concepto estratégico de defensa y se adapta a las posibilidades y necesidades reales castrenses del país. Así se ha distanciado de los lineamientos militares que se imponen desde la Organización del Atlántico Norte.

"Todas las acciones de adiestramiento, todas las acciones operacionales que la Fuerza Armada realiza y, en este caso particular la Armada, es precisamente para prepararnos en la defensa y poder garantizar la soberanía de nuestro pueblo", apuntó el comandante de operaciones.

Más allá de Quigua

El entrenamiento de la Armada trasciende a la Operación Quigua. A lo largo del año, la brigadas de infantería marina, unidades de aviación naval y los comandos de Escuadra y Guardacostas ejecutan ejercicios de diferentes niveles: comienzan desde una fase básica, que es la teórica, hasta llegar a la práctica individual de cada efectivo y de cada unidad.

Fuerzas Armadas de Venezuela

Luego se realizan maniobras inter-brigadas e inter-escuadrones para verificar la posibilidad de operar de forma conjunta. Es la fase preparatoria para ejercicios como Quigua, donde se despliega el mayor número de efectivos.

Las maniobras ya entraron desde el sábado en su última fase: el repliegue de la artillería y el zarpe de los buques para realizar ejercicios de control de tráfico marítimo y patrullaje. Al igual que el año pasado, el acto de clausura del próximo jueves 21 consistirá en una jornada social con las comunidades del archipiélago Los Roques. Allí se prestará atención alimentaria y médica a los ciudadanos.

La Operación Quigua se repetirá el año que viene y no se descarta que se sumen los otros dos componentes de la FANB (el Ejército y la Guardia Nacional), como en años anteriores.