La austeridad marca los actos centrales del Día de las Fuerzas Armadas en Valladolid


La celebración central del Día de las Fuerzas Armadas en la Plaza Mayor de Valladolid, consistente en un homenaje a la bandera y otro a los caídos, ha estado marcada en todo momento por la austeridad. El acto estuvo presidido por Su Majestad el Rey que, en su primera aparición pública fuera de La Zarzuela tras la operación de la cadera en abril, aguantó en pie, apoyado sólo por una muleta, los 45 minutos que duró la ceremonia.

La austeridad se vio reflejada en la reducción drástica del presupuesto para los actos -pasó de 1,3 millones en 2011 a 200.000 euros de este año-, en la disminución de más de un 50% del número de invitados oficiales y en el número de militares que intervinieron, unos 620. Por el contrario, no estuvo presente esa austeridad en el numeroso público que abarrotaba el lugar, que se hizo notar en vivas y aplausos cuando llegó el Rey, acompañado por la Reina y los Príncipes de Asturias.

SS.MM los Reyes y los Príncipes de Asturias estuvieron acompañados por el ministro de Defensa, Pedro Morenés; el presidente de la Junta de Comunidades de Castilla León, Juan Vicente Herrera; el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, y diversas autoridades militares, encabezadas por el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, el almirante Fernando García Sánchez. En la tribuna de invitados se encontraba también el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Es la primera vez que un ministro, distinto al de Defensa, acude a los actos centrales con motivo del Día de las Fuerzas Armadas. En esta ocasión habían confirmado su participación otros dos, pero en el último momento no pudieron asistir.


Tras el saludo de los Reyes a las autoridades se incorporaron las Banderas Coronelas de unidades que participaron en la Guerra de la Independencia con escolta montada. En concreto, estuvieron las del Regimiento de Infantería "Inmemorial del Rey" nº 1, Regimiento de Infantería Mecanizada "Córdoba" nº 10, Regimiento de Infantería Mecanizada "Castilla" nº 16, Regimiento de Caballería "Numancia" nº 9, Regimiento de Artillería de Campaña nº 20, Regimiento de Ingenieros nº 11. La Bandera batallona correspondía a la del primer batallón de los tercios de Infantería de Marina. La escolta procedía de un escuadrón de la Guardia Real. 

Posteriormente se incorporó la Bandera Nacional mediante salto paracaidista desde un avión CASA 212 AVIOCAR del 721 Escuadrón de la Escuela Militar de Paracaidismo Méndez Parada ubicada en la Base Aérea de Alcantarilla (Murcia). Los dos saltadores, Luis Marcos Gonzalo (cabo primero) y José Vicente Martínez Cano (cabo primero) saltaron al aire a 1.200 metros de altura.



A continuación se procedió al homenaje e izado de la bandera y cerró el acto el homenaje a los que dieron su vida por España y fallecidos en acto de servicio en el último año. En él participaron los guiones y banderines de la Academia de Caballería, el Regimiento de Caballería "Farnesio" nº 12, Agrupación de Apoyo Logístico nº 61, Parque y Centro de Mantenimiento de Material de Artillería, Grupo de Caballería de Reconocimiento "Santiago" VII, Tercio Norte de Infantería de Marina, Grupo de Seguridad de la Agrupación del Cuartel General del Ejército del Aire, Ala 37 y Grupo de Reserva y Seguridad nº 6 de la Guardia Civil. Nada más finalizar la celebración sobrevoló los cielos de la Plaza Mayor vallisoletana la Patrulla Águila.