La Unión de Guardias Civiles llama corsaria a la Armada del Reino Unido



La Unión de Guardias Civiles (UniónGC) anunció ayer que exigirá al ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, que rectifique su acusación de que el cuerpo es "una fuerza paramilitar" en una nota en la que afirma que los militares de la Royal Navy "juegan a corsarios" en las aguas que rodean el Peñón. 

Esta asociación responde así a la intervención de Picardo ante el Comité de Descolonización de la ONU, en la que aseguró que la colonia británica "jamás será española" y dijo que España envía a dichas aguas "a una fuerza paramilitar conocida como Guardia Civil". 

El comunicado recuerda que la Guardia Civil no es una fuerza paramilitar sino un cuerpo policial español, sometido a las leyes españolas e internacionales y recalca que "ni está compuesta por mercenarios ni se comportan sus miembros como paramilitares". 

Añade que su Servicio Marítimo "no realiza invasiones ni incursiones" en Gibraltar sino que "tan sólo protege a pescadores españoles cuando están faenando en aguas españolas para lo que se ve obligado a enfrentarse exclusivamente con material policial a la Marina de Guerra Inglesa, dotada de medios militares". 

"Mientras, la Royal Navy es arrojada contra las patrulleras policiales de la Guardia Civil, a las que intenta, sin éxito, amedrentar una y otra vez e, incluso, abordar, de manera chulesca, recordando así su antigua trayectoria de corsarios, que parece no quieren olvidar ni dejar de utilizar en el seno de Europa. Eso sí se asemeja a conducta paramilitar", rezó la nota. 

La asociación señaló que, a través del colectivo Eurocop, que aglutina a más de 500.000 policías europeos, trasladará al Gobierno británico "su más enérgica repulsa a las declaraciones de Picardo", al que exigirá una rectificación. 

Destacó además que la Guardia Civil ha participado en "las más delicadas misiones internacionales" bajo el mando de Naciones Unidas, por lo que su reputación internacional "está fuera de toda duda", por lo que "los improperios" de Picardo "no fueron creíbles aunque sí humillantes para los guardias civiles". 

Por último, la asociación recordó al ministro principal de Gibraltar que "para defender lo que sí es suyo" no es necesario el empleo de militares de la Royal Navy, "más dados a jugar a corsarios y a batallas navales, incluso a veces en aparente estado ebrio, con sus constantes intentos de abordar e incluso hundir a embarcaciones de la Guardia Civil". 

"Eso podría elevar la tensión hasta límites insospechados. No olvidemos que tanto unas embarcaciones como otras están armadas", concluyó la nota, que añadió que, llegado ese caso, "el único responsable sería Picardo y sus políticas belicistas trasnochadas".