McLaren, al servicio de Su Majestad



El ejército de Su Majestad reclutó a McLaren para su causa y la Fórmula 1 no pudo decir que no. Los responsables del ministerio de Defensa británico estaban abrumados por la lentitud y poca eficiencia de sus patrullas primero en Irak y luego en Afganistán. Así se propusieron construir un nuevo vehículo que paliara todas las deficiencias. Se trataba de salvar vidas de soldados y de la población nativa ante los ataques talibanes. Así que pensaron en quién podría ayudarlos a construir esa máquina y recurrieron a los ingenieros del Gran Circo.

Fueron los que trabajan habitualmente con Lewis Hamilton quienes rediseñaron el nuevo Foxhound. Los ayudaron ingenieros que habían participado en el Mundial de rallies y otros que trabajaron en BMW.


“Es ágil y versátil. Es más ligero y más pequeño que otros vehículos protegidos. Es ideal para labores de acompañamiento y protección. Hará más fácil la actuación a los soldados en su acción con la población y las fuerzas de seguridad afganas”, comentaba un portavoz del ministerio de Defensa.

El vehículo tiene como características más llamativas que alcanza una velocidad máxima de 113 km/h. Su motor puede ser cambiado por completo en sólo 30 minutos y es capaz de rodar con sólo tres ruedas. Tiene capacidad para dos soldados dentro y otros dos con las ametralladoras.


El proyecto es más que ambicioso pues se han construido ya 300 unidades. El precio de cada una es de 1.200.000 euros. Los primeros acaban de llegar a Afganistán.