En Rusia se reanuda la producción de los aviones de transporte pesado Il-76



En la URSS, los aviones de transporte pesado Il-76 se armaban en la planta de aviación de Taskent. Cerca del 90 % de sus componentes se fabricaban en Rusia. Semejante estructura de producción se mantuvo también en el período postsoviético. Una vez que Uzbekistán proclamara la independencia, la planta de aviones de Taskent comenzó a caer en receso, vino el éxito de especialistas calificados y se perdió el potencial productivo.

En 2005, la degradación de las posibilidades productivas en Taskent condujo al incumplimiento de un cuantioso contrato ruso-chino, de suministro a este último de treinta y cuatro aviones Il-76, y de cuatro aparatos cisterna Il-78, los que se producen sobre la base del Il-76. En 2010 comenzó en la empresa el procedimiento de quiebra y, en junio de 2012 se tuvo conocimiento que cesaba la producción de aviones.



Rusia, después del fracaso del contrato de 2005, comenzó el traslado del ensamblaje de los Il-76 a su territorio, a la fábrica de “Aviastar”, de la ciudad de Ulianovsk. Esta empresa cuenta con vasta experiencia en la producción de aviones de carga. Antes producían allí el An-124, el mayor de los aviones en serie de transporte pesado. Al mismo tiempo, se desplegó el trabajo en una nueva modificación del Il-76, que cuente con características superiores. El primer avión de este tipo, salido de los hangares de Ulianovsk, ha sido ya entregado para las pruebas de rigor, afirma Vasili Kashin, experto del Centro de análisis de estrategias y de tecnologías:

—El Il-476 conserva el parecido externo de las modificaciones anteriores del Il-76, pero muchos de sus sistemas fueron sometidos a una modernización notable. El avión está provisto de cuatro nuevos motores de elevado rendimiento económico, su carga útil aumentó de cuarenta y siete a cincuenta y dos toneladas, y su distancia de vuelo es de cinco mil kilómetros. El avión dispone de un nuevo sistema de dirección y de una nueva cabina.


El consumidor principal del nuevo avión será la aviación militar de transporte de Rusia, cuyas necesidades se calculan de cien aparatos de este tipo. China no ha perdido el interés en la compra de aviones de carga, no obstante que Pekín mismo está trabajando en un avión de transporte pesado propio, el Y-20, señala Vasili Kashin:

—Continúa actualmente la creación de este avión, y los preparativos de su producción está a cargo de la corporación de la industria de aviación de Siansk. Por su tara, el avión chino se corresponderá con el Il-76 o será un tanto más pesado. Se espera que el Y-20 realice su primer vuelo ya en 2012. La fecha posible del vuelo estará ligada al XVIII Congreso del Partido Comunista de China.

Vasili Kashin añade que, en los próximos años, Rusia y China pueden firmar un nuevo contrato de venta de aviones militares de transporte pesado Il-476, que formarán la base de las posibilidades de transporte de la Fuerza Aérea de China, antes del lanzamiento de los nacionales Y-20. Además, China pude estar interesado en los aviones cisterna rusos. Sabido es que la Fuerza Aérea china ha aumentado la cantidad de ejercicios de reabastecimiento de combustible en el aire. Además, el avión nodriza que se produce en China, sobre la base del bombardero N-6 no responde del todo a las exigencias modernas.

China continúa, al mismo tiempo, tomando medidas para el desarrollo de la producción de los aviones de carga Y-8, en las empresas de la corporación industrial de aviación de Shensiisk. Esos aviones, creados sobre la base de los aparatos soviéticos An-12 no pueden competir con el Il-76. Su capacidad de carga útil es tan sólo de veinte toneladas. Al mismo tiempo, los chinos pueden, con este avión, realizar una expansión exitosa en el mercado mundial. En todo el mundo siguen volando cientos de aviones soviéticos An-2, no obstante que la producción de aparatos de esta clase está paralizada tanto en Rusia como en Ucrania.