Brasil y Ecuador ayudarán a Haití a reconstruir sus Fuerzas Armadas


Haití ha llegado a un acuerdo con Brasil y Ecuador para que le ayuden a reconstruir sus Fuerzas Armadas con el fin de que puedan asumir las funciones de la Misión de Estabilización de Naciones Unidas, MINUSTAH, una vez que los 'cascos azules' abandonen la isla caribeña, según ha podido saber la agencia de noticias Reuters.

   El presidente haitiano, Michel Martelly, planteó la idea hace casi un año, argumentando que, tras los escándalos que han salpicado a la MINUSTAH, por la introducción del brote de cólera y la supuesta violación de un joven, los haitianos prefieren dejar su seguridad en manos de una fuerza autóctona.  

   La ONU ya ha expresado su preocupación, al considerar que la restauración de las Fuerzas Armadas podría socavar los esfuerzos internacionales por entrenar y equipar a una fuerza civil, principal objetivo de la MINUSTAH, que lleva en el país desde 1994.

   En la misma línea, los donantes internacionales han advertido de que la creación de unas Fuerzas Armadas podría desviar los recursos destinados a la reconstrucción del país, tras el terremoto de enero de 2010, que acabó con la vida de 200.000 personas y dejó a otros miles viviendo en campamentos al aire libre.

   Martelly se ha mostrado consciente de estas críticas, especialmente a lo que se refiere el historial de abusos de los Derechos Humanos por parte de los militares haitianos, que ya han perpetrado varios golpes de Estado.

   Sin embargo, ha insistido en la necesidad de contar con una fuerza autóctona. "Lo que queremos es un contingente militar que ayude con los desastres naturales, con los asuntos de seguridad y que proteja nuestras fronteras cuando la Policía esté desbordada", ha explicado.

   El ministro de Defensa, Rodolphe Joazile, por su parte, ha aclarado que la restauración de las Fuerzas Armadas no implica dejar a un lado el proyecto de creación de un contingente civil. "El plan es claro: reforzar la Policía, crear una fuerza militar y avanzar hacia la retirada progresiva de los 'cascos azules'", ha señalado.

   Interrogado por los detalles, Joazile ha adelantado que las Fuerzas Armadas contarán inicialmente con un total de 1.500 efectivos, aunque ha rehusado concretar cuándo comenzarán a funcionar y cuánto costarán porque, ha apuntado, ello depende de la cooperación de la comunidad internacional.

AYUDA DE BRASIL Y ECUADOR

   De momento, Haití cuenta con el respaldo de Brasil, que se ha ofrecido a enviar en las próximas tres semanas un equipo militar para asesorar al país caribeño en materia de entrenamiento e ingeniería. "Brasil pondrá a disposición de Haití todo su conocimiento", ha dicho un portavoz del Ministerio de Defensa del país sudamericano.

   Al parecer, Martelly trasladó la petición a su homóloga brasileña, Dilma Rousseff, durante la visita oficial que realizó a principios de año, aunque el acuerdo se cerró la semana pasada en una reunión de los ministros de Defensa de ambos países en Brasilia.

   Joazile ha revelado que el presidente de Ecuador, Rafael Correa, también se comprometió a ayudar a Haití a reconstruir sus Fuerzas Armadas durante el encuentro que mantuvo con Martelly en Quito a principios del mes de julio.