Alemania recomienda la carabina rusa "Vepr" para las tropas de la OTAN


La OTAN estudia la posibilidad de adquirir armas de tiro rusas. Por ejemplo, la carabina rusa “Vepr” pasó con éxito las pruebas durante maniobras de la Bundeswehr y recibió la aprobación para ser incluida en la lista de armamentos para la Alianza.
Según informa la empresa productora, los “Vepr” podrían ser suministrados a las instituciones armadas de diecisiete países de la OTAN.

гладкоствольный самозарядный карабин Вепрь-12 калибр 12х76 нато карабин нато оружие россия 2012 октярь коллаж

Las carabinas “Vepr-12” fueron desarrolladas tomando como prototipo el fusil de asalto Kalashnikov y son una de las versiones más propicias para el combate a corta distancia, comentó a La Voz de Rusia el primer vicepresidente de la Academia de problemas geopolíticos, Konstantin Sivkov: 

—La carabina está destinada para unidades de misiones especiales y policía, para combates a corta distancia, en locales cerrados. Probablemente, se adaptará a los cartuchos que emplea la OTAN. 

Las negociaciones sobre los suministros de los “Vepr” a la UE y la OTAN comenzaron en  la primavera de este año. En septiembre pasado, unidades de la Bundeswehr las sometieron a prueba durante simulacros de asalto a edificios fortificados.  Los militares apreciaron sus características, por ejemplo la precisión y otros parámetros de tiro, destaca Konstantin Sivkov: 

—Por el criterio eficacia-precio nuestra arma supera considerablemente los modelos occidentales. En cuanto a la fiabilidad, los “Vepr” resaltan por su alta fiabilidad y calidad, lo cual motivó su incorporación en los arsenales. 

Al menos diecisiete países de la OTAN, es decir, más de la mitad de los miembros de la Alianza, ya dieron su consentimiento preliminar para adoptar carabinas rusas. Esto sienta un precedente. Hasta ahora, la OTAN adquirió armas rusas sólo en una ocasión. El Pentágono sufragó la compra de varios misiles de fusiles Kalashnikov para el ejército afgano. Ahora ya se trata de suministrar armas nuevas y directamente a las instituciones armadas de la OTAN. Las armas rusas desde hace tiempo ya se emplean en los ejércitos de la Alianza, subraya Víctor Litovkin, editor de la Revista militar independiente (Rusia): 

—Los países de la OTAN, sobre todo, los de la Europa del Este, modernizan sus armamentos con nuestra ayuda, pues tenían en sus arsenales material soviético. Así lo hacen Hungría, República Checa, Bulgaria. Todo el sistema de defensa antiaérea de Grecia está compuesto de sistemas rusos de misiles como “Buk-M1”, “Tor-M1”, sistemas portátiles “Igla”. También Turquía compra nuestros vehículos de transporte blindados y fusiles Kalashnikov. 

La Fuerza Aérea de Alemania hace poco puso en marcha el programa para reemplazar los cazas soviéticos MiG-29, heredados de la República Democrática Alemana. Una parte del armamento soviético, sobre todo en los países que integraban el Pacto de Varsovia, está siendo sometido a modernización de acuerdo a los estándares de la OTAN. En medio de la crisis, no todos los Estados pueden permitirse la compra de armamentos occidentales, mientras los modelos análogos rusos, siendo más baratos, a menudo son de mejor calidad.